Víctor Fernández García

 

Víctor Fernández García autor de Leyendas de Animalia: Ramírez frente al volcánActualmente vivo en Reus, mi ciudad natal, junto a mi pareja Vlad Strange, tras un periplo que me condujo por Barcelona, Sabadell y Cap Salou. Tengo 38 años. Si bien de niño llamé la atención del profesorado de letras en alguna que otra ocasión, mi camino me condujo a estudiar ingeniería informática. Cuando hube cursado más de la mitad de la licenciatura, la vida se sacó una inesperada carta de la manga: El trastorno bipolar. Latente desde mis primeros años de vida, esta enfermedad brotó de forma simultánea a mi empeño por describir, sino transcribir, mi plano emocional al completo.

La siguiente época tras la irrupción de la enfermedad en mi vida se ajusta al tiempo promedio que se considera necesario para obtener cierto control sobre ella. Más de una década de mucha oscuridad y ardua escalada. Tiempo en el cual fui jefe de tienda de un videoclub, un negocio que saboreó las mieles de la manía bipolar hasta que la descompensación resultó demasiado fuerte. También es cuando vio la luz mi blog de relatos, al que durante muchos años le entregué gran ilusión y dedicación.

Lo siguiente es una etapa que me conduce hasta la actualidad. Tiempo de cuidarse, de aprender de los errores del pasado y saber reconocer lo bueno que me rodea. Un tiempo en el que he escrito las seis novelas que integran la Saga Identidad, han nacido las Leyendas de Animalia con la editorial Adarve, y la continuidad ha visto florecer un buen puñado de proyectos.

Es también una época en la que mi gatita Chihiro no me ha dejado ni un segundo a solas, a quién desde hace un maravilloso tiempo se ha sumado mi pareja Vlad Strange, venida de tierras Mexicanas con ojos cerrados y corazón abierto. Y, cómo olvidarme, nuestro gato Husk, el último en subirse al barco, y no por ello menos amado.

 

Aficiones: En mi niñez pasaba horas tratando de copiar dibujos animados con la máxima fidelidad posible. Con el paso de los años dicha afición me llevó a dinosaurios y, finalmente, a los rostros humanos. Siempre mediante un modelo, es una de las actividades que me permiten aletargar cargas tortuosas en mi mente. En el blog de Relatos del País de Nunca Jamás dispongo de un pequeño listado con algunos de mis dibujos.

Durante unos doce años practiqué judo, algo a lo que siempre tengo en la recámara regresar.

Los videojuegos son otra de mis aficiones desde que tengo uso de memoria. No solo jugarlos, sino también editar pasajes que me inspiren, como puede verse en el canal de youtube Sentimientos en el alma del videojuego.

Escuchar música es algo así como la constante de la ecuación. Ya sea para moldear el estado de ánimo, escribir, dibujar o dormir, lo cierto es que esta afición riega el conjunto de mis horas y días.

Finalmente, a la bien sabida escritura, hay que añadirle un acompañante inseparable en los tiempos que corren: La edición de contenido digital. Me gusta mucho generar material para mis diferentes espacios online, y disfruto enormemente de su mantenimiento.

 

Rasgo más sobresaliente de tu personalidad: Diría, a tenor de las graves acometidas de mi trastorno, que lo que más destacaría de mi personalidad es su capacidad de volver a levantarse, casi con tozudez. Las crisis maníaco depresivas más agudas tienden a arrasar con todo el presente de quien las padece, de ahí que considere este factor una de las claves en mi camino vital.

 

Cuéntanos por qué decidiste ser escritor: Como he dicho anteriormente, tras mi primer blog, en el que me esforcé por plasmar mi plano emocional, llegó un tiempo en el que me volqué en narrar relatos de muy diversa índole.

La blogosfera me recibió con los brazos abiertos y pronto me vi rodeado de una fantástica comunidad de escritores y lectores.

Fue en el año 2014 cuando se me empujó a escribir algo, en apariencia, inexplicable. El resultado, con varias sesiones de psicoanálisis mediante, me lanzó a la escritura del arranque de la saga Identidad: ‘La cabaña’. Alcanzando el cometido con éxito, también aconteció de forma inevitable un batacazo que, un año después, me hizo cambiar el foco de mi producción novelística. Sería el turno de Mago, un libro de fantasía épica para público joven adulto.

Con esos dos cimientos por bandera, la idea estaba clara. Quería seguir trabajando, pues si bien muchas de mis aficiones me llenan, ninguna lo hace tanto como el hecho de surcar las horas pluma en mano, o manos al teclado. El proceso que traslada una idea que germina dentro de ti hacia una explosión de personajes, escenarios, situaciones y tramas es, sencillamente, de lo más emocionante con lo que me he topado.

 

Autores preferidos y por qué: Christopher Priest, por lograr que me eche las manos a la cabeza tras navegar por sus novelas llenas de astuta confusión.

Olaf Stapledon, Arthur C. Clarke, Frank Herbert, Orson Scott Card e Isaac Asimov, por hacer del universo en el que vivimos algo más tangible y disfrutable de lo que nuestro tiempo nos permite.

Terry Pratchett, por despertar lágrimas que nada tienen que ver con la tristeza.

Neal Stephenson, por su gamberrismo en pulso con la genialidad.

George R.R. Martin, por viajar tan lejos, volar tan alto, y llevarnos a su lado.

Ignoro hasta qué punto han influido mis lecturas en mi forma de escribir. Aunque, pese a que jamás he tratado de emular, supongo que es inevitable, en cualquier proceso creativo, beber de lo aprendido.

 

Tu obra favorita de otro autor: La afirmación, de Christopher Priest.

El viaje a la locura que propone este libro me marcó, tan profundamente, que aún hoy en día, con dilatada experiencia personal en la materia, su mero recuerdo me pone los pelos de punta.

 

Tu obra favorita de las que has escrito: Quedando a la espera una novela que ha de ver la luz en un tiempo con editorial Adarve, me quedaría con la conclusión de la Saga Identidad.

‘El símil 3: Mujeres para la victoria’ creo que zanja, de forma épica y minuciosa, con cuanto me ha llevado casi una década fraguar.

 

Tu estilo literario: La alianza de géneros es lo que más caracteriza la saga Identidad. En ella podemos encontrar fantasía, terror, poesía, ensayo, ciencia ficción, no ficción…

Eso sí, con las Leyendas de Animalia el encuadre se posa claramente en la fantasía infantil y juvenil.

Finalmente, han de ver la luz un par de trabajos pertenecientes a los géneros de thriller y romance.

 

Una cita de un autor que te guste: Dirk sonrió tal como hubiera sonreído Garse, se apartó el pelo de los ojos y salió al encuentro de su adversario. Ninguna estrella iluminaba la hoja de acero cuando la enarboló para entrechocarla con la de Bretan. Soplaba el viento. Hacía mucho frío.

 

Obra en la que te encuentras trabajando en la actualidad: Actualmente los fogones de las Leyendas de Animalia se encuentran, podría decirse, al rojo vivo.

 

Algo sobre tu manera de entender este mundo: Luces y sombras, oscuridad y amaneceres. El yin y el yang.

De entre las cosas que no me gustan, trato de ayudar a derrocar el estigma que genera la salud mental, a la que con tanto ahínco y brutales medidas se trata de silenciar e, incluso, marginar.

De las cosas que sí me gustan, me quedo con la hoja en blanco que siempre, de un modo u otro, puedes extraer para tratar de escribirte una vida más bonita y, por consiguiente, ayudar a dibujar un mundo mejor.

 

Tus proyectos inmediatos: Seguir aprovechando el momento dulce en cuanto a producción literaria, mientras trato de darme a conocer mediante las vías que tengo a mi alcance.

En cuanto a lo personal, seguir remando con constancia, manteniendo el rumbo marcado.

Comentarios cerrados.