Sandra Dark

 

Sandra Dark autora de Cazadores de almas oscuras. Editorial Adarve, publicar un libroMe gustaría empezar diciendo que esto no me va a resultar sencillo, ya que no me gusta hablar de mí, aún así intentaré hacerlo lo mejor posible.

Nací en Valencia un 16 de diciembre de 1983. Aunque por cosas de la vida, que relataré más adelante, ahora vivo en un precioso pueblo de la misma provincia llamado Vilamarxant. Allí resido con mi compañero de vida y con nuestro hijo, un preadolescente de trece años que nos trae de cabeza. Él es lo mejor que me ha pasado, sin él nada sería lo mismo y a día de hoy es la razón de mi ser.
A muy temprana edad supe que la vida no era fácil, pues con cuatro años perdí a mi padre y mi madre y yo tuvimos que mudarnos a Vilamarxant. El pueblo donde residían mis abuelos. Pese a ello recuerdo mi infancia con cariño, hasta que cinco años después mi madre también falleció tras una dura enfermedad y las cosas cambiaron. Me quedé con mis abuelos maternos, tuve que madurar muy deprisa, aprender rápido y enfrentarme a situaciones que otras niñas de mi edad ni siquiera entendían. Todo empezó a complicarse sin entender el porqué. La muerte no paró ahí y continuó llevándose a gente que por edad no le tocaba, otra vez apareció en escena y esa vez se llevó a mi amiga. Una niña que sólo tenía doce años. Fue tan repentina y tan injusta que tan siquiera lo vi venir, haciendo que otra herida se abriera en mi alma.
En la adolescencia, la ausencia de esos seres queridos se hizo más insoportable, supongo que ahí realmente te das cuenta de lo que significan de verdad esas perdidas y el dolor que te genera el no poder volverlas a ver, sentir, tocar,
escuchar… Quizás, por todo ello, es por lo que me desagrada hablar de mi pasado.
Volviendo la vista un poco más hacia delante, he de decir que en esos años tan complicados el apoyo de las amistades es fundamental y hoy por hoy sigo relacionándome con esas amigas que, pese a la distancia o a la vida en sí, siempre tendrán un lugar especial en mi corazón. No sólo por el apoyo anteriormente mencionado, también por esas charlas interminables, por haber compartido experiencias de vida y por crecer juntas mientras nos guiábamos las unas a las otras.
Con diecinueve años conocí a mi pareja, ambos trabajábamos en el mismo sitio y frecuentábamos los mismos lugares. No me hizo falta hablar con él para saber que quería conocer a esa persona que captaba mi atención y al poco tiempo de conocernos comenzamos a salir juntos. Casi cinco años después de empezar nuestra relación nació nuestro rayo de luz y puso nuestro mundo patas arriba. Ellos son mi motor, unos pilares fundamentales en mi existencia y lo que me hace seguir adelante.
Ahondando en mi personalidad he de decir que soy una persona fácil de tratar, siempre y cuando sea con respeto y buen rollo. De no ser así, soy impulsiva y mi carácter o mi manera de responder puede resultar un tanto cortante. A primera vista puedo parecer una persona seria, sin embargo es mi timidez lo que hace que me cueste relacionarme con gente a la que no conozco.
Me gusta la sencillez y la transparencia, valoro mucho la sinceridad, a las personas abiertas de mente que no juzga sin conocer, aprecio la lealtad y pienso que cada cual puede hacer lo que quiera siempre y cuando no le haga daño a nadie.
En mis ratos libres suelo pasear por los maravillosos parajes que hay en mi localidad y aprovecho para fotografiar la naturaleza que los llena, me encanta captar ese instante de tranquilidad al observarla. La lectura también ocupa un gran tiempo y suelo leer cualquier cosa, aunque últimamente me he decantado por la fantasía. Mis gustos literarios son dispares, paso de Jane Austen, que por cierto nació el mismo día que yo pero unos doscientos y pico años antes, a la oscuridad de Edgar Allan Poe. También me gusta la saga de Cassandra Clare y la de Sherrilyn Kenyon, adoro la magistralidad con la que Bram Stoker creó el personaje de Drácula y no sólo eso, la creación del monstruo, del vampiro que conocemos a día de hoy, o la facilidad de Alma Katzu con la que se desenvuelve en los cambios
de tiempo en “Inmortal”. Tal vez por esa misma razón me gusta “El ocho” una novela de Katherine Neville que te engancha desde el principio.
Creo que adoro tanto la lectura porque puedes meterte en la piel de otro personaje, vivir otras vidas, visitar otros mundos sin la necesidad de salir de casa, únicamente usando la imaginación, y por los momentos de desconexión y paz que proporciona. Por eso comencé a escribir, para intentar que las personas sientan lo mismo cuando lean mis libros, haciendo que se olviden por unos instantes de los problemas cotidianos. A parte, me resulta muy terapéutico hacerlo, me da la oportunidad de crear lo que me de la gana y puedo dar rienda suelta a mi imaginación sin ningún tipo de restricción. Por eso me gusta tanto una frase de Edgar Allan Poe, que dice: “La realidad es la causa número uno de locura entre aquellos que están en contacto con ella”. Cuanta razón tenía, la realidad, la vida, el mundo o como queramos llamarlo es complicado y en ocasiones bastante duro. No digo que no merezca la pena vivir cada experiencia, pese a que sea mala, pero a veces te deja sin aliento, sin saber cómo reaccionar y tienes que replenteártelo todo de nuevo cuando lo dabas todo por hecho, tienes que sacar fuerzas de donde no las hay para seguir hacia adelante, plantearte nuevas metas y no dejar que las adversidades te hundan. Ya llegarán tiempos mejores y la luz brillará otra vez eclipsando la oscuridad.
En la actualidad estoy terminando la tercera parte de “Cazadores de Almas Oscuras”. De momento solamente he publicado la primera parte, no obstante espero publicar las otras dos y muchas más. También tengo otro proyecto a medias pero este no tiene que ver con la fantasía, puesto que me apetecía cambiar de registro y probar algo diferente.

Comentarios cerrados.