Alicia Paredes

 

Alicia Paredes. Editorial Adarve, Editoriales de EspañaNací y vivo en Cartagena. Una ciudad de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia con una larga historia y con vistas al Mediterráneo. Aunque nuestra costa es accidentada, dado que la cordillera que nos rodea termina en la costa, nos ofrece a cambio calas preciosas. Además tenemos las playas de La Manga y el Mar Menor, la laguna salada más grande de Europa, ahora en una grave situación debido al azote de las distintas borrascas que han afectado a la zona costera de nuestro municipio en los últimos meses, el deterioro sufrido desde hace años y la inacción de todos. Yo la recuerdo de niña y era un lugar hermosísimo de aguas cristalinas, el problema es que los de hoy no saben lo que todos hemos perdido.

Me encantan las ciencias, estudié Ciencias Químicas, pero terminé trabajando en algo totalmente diferente. Un curso del INEM me abrió la puerta a la informática que también me gusta. Sin embargo, no haber conseguido trabajar en algún campo de investigación química es aún una espinita clavada. Ya como autónoma, con un negocio en marcha y muchas horas como profesora, decidí volver a estudiar. Elegí algo muy distinto, Antropología social y cultural y no me arrepiento nada de dicha elección, ha sido muy interesante.

Aficiones: Pintar, siempre, acuarelas sobre todo, por su rapidez, pero reconozco que son complicadas; soy algo exigente y cuando no me gusta el resultado las rompo. Para que queden realmente bien se necesita mucha dedicación, practicar mucho para que el pincel corra sobre el agua y se obtenga algo maravilloso. La fotografía también es una afición y, por supuesto, leer. En mi familia el interés por las plantas es herencia. Mi bisabuelo materno era jardinero y por lo que mi madre cuenta, muy bueno; mi abuela tenía arte para cuidar sus macetas y a mi madre también le apasionaban las plantas. A mí también me gustan, pero al igual que la pintura necesitan dedicación, cuidados y tratarlas con amor.

Editorial Adarve, Editoriales de España

Teatro romano de Cartagena

Rasgo más sobresaliente de tu personalidad: Siempre he sido muy reservada y tímida pero de carácter afable. Desde muy joven me vi envuelta en la tarea de enseñar, eso me ha llevado a trabajar con muchas personas muy distintas, gente muy joven, muy mayor, con distintas profesiones y condiciones sociales a veces adversas. Este trabajo me ha permitido ver que somos muy diferentes y con capacidades muy distintas, lo que aún te obliga más a darles a todos lo mejor de ti. Dar clases es complicado, muchas veces es solo abrir una rendija para que el otro vea lo maravilloso que es saber. Se necesita paciencia, me considero una persona paciente, pero la paciencia se agota y hay que saber cuidarla.

Por qué decidiste ser escritora: Escribir como pintar desde siempre, contar cosas me atraía pero luego se interpusieron los estudios, el trabajo y lo dejé atrás. Hace algún tiempo escribí unos cuentos que guardé en el cajón, una editorial importante me los devolvió porque no le interesaban. El tiempo no me sobraba y escribir volvió a quedar atrás. El gusanillo de escribir seguía estando ahí e inicié El viaje, novela que se acaba de publicar. En esta ocasión no quise guardarla en un cajón y tras enviarla a varias editoriales solo quedaba esperar. Y llegó una respuesta positiva, la editorial Adarve me ofreció la oportunidad de publicarla. Sinceramente espero no volver a dejar atrás el escribir.

Autores preferidos y por qué: No tengo autores especialmente preferidos, guardo recuerdos de novelas más que de autores. Sin embargo quiero resaltar, entre otros muchos, autores como Almudena Grandes, Julia Navarro, Matilde Asensi, José Luis Sampedro, Carlos Ruiz Zafón, Arturo Pérez-Reverte, Robert Graves, Luisa Forrellad, Carmen Martín Gaite, Cristina Morató, Domingo Villar, Juan Gómez-Jurado, Ana María Matute, Joel Dicker, Eduardo Mendoza, Boris Izaguirre. No están escritos en orden alguno, simplemente como los he ido recordando.

El señor de los anillos. Editorial Adarve, Editoriales de EspañaTu obra favorita de otro autor: Siempre me ha gustado la ciencia ficción y de la trilogía de El Señor de los Anillos tengo un especial recuerdo. Es una obra inmensa, con capítulos que pueden resultar algo lentos de leer, pero hay algo siempre que te impulsa a seguir, es necesario saber qué ocurrirá después. El mal está ahí pero es vencido por la fortaleza de aquellos que llevan el anillo. Como toda buena fantasía, tiene un trasfondo que tienes que encontrar y eso es lo que realmente engancha.

Tu obra favorita de las que has escrito: El viaje.

Tu estilo literario: El viaje es una novela de ficción. La trama transcurre en un planeta lejano, en un mundo ficticio. Pero lo que en ese lugar ocurre, sucede todos los días en el mundo real.

Una cita de un autor que te guste: No todo lo que es de oro reluce, ni toda la gente errante anda perdida

(El Señor de los Anillos, J.R.R. Tolkien)

Obra en la que te encuentras trabajando en la actualidad: En estos momentos ando trabajando en dos novelas de estilos literarios diferentes entre sí y a la escrita, pero aún están lejos de su fin.

Algo sobre tu manera de entender este mundo: Ahora te toca filosofar un poco.

La vida siempre es difícil, hay momentos mejores y otros muy malos. Hemos avanzado tecnológicamente mucho y nos lo venden como lo mejor de lo mejor. Eso lo ha hecho siempre el ser humano, primero recolectaba, cazaba, luego cultivó la tierra y pastoreó. Iba a pie, luego inventó la rueda y su mundo cambió. Unos cuantos años más tarde la máquina de vapor, el motor de explosión. Hoy tiene grandes maquinarias y tecnología para casi todo. La exploración del Universo es un reto que no ha hecho más que empezar. Sin embargo nos hemos olvidado del lugar donde vivimos, la Tierra. A pesar de toda la tecnología seguimos ensuciando el aire que respiramos, el suelo que pisamos, el agua que bebemos. Nos hemos olvidado de la Naturaleza, de su fuerza, de que nos lo da todo y todo nos lo quita. Nos apasiona lo grande y olvidamos lo pequeño.Portada del libro El viaje de Alicia Paredes. Editorial Adarve, Editoriales de España

Somos capaces de destruir nuestro entorno, el lugar donde vivimos, porque por encima de la inteligencia nos dominan la ambición, la soberbia… y además somos depredadores capaces de destruirnos como individuos y como sociedad.

Si realmente queremos conservar el lugar donde vivimos, en estos momentos no tenemos posibilidad de emigrar a otro planeta, será necesario un cambio de mentalidad y de tecnología, no necesitamos tanta tecnología, necesitamos muchísimo más utilizar mejor nuestra inteligencia. Eso, inteligencia, no lo tienen nuestros políticos de hoy, pero sí les sobra ambición y soberbia.

Tus proyectos inmediatos: Seguir escribiendo y no solo novelas de ficción. Mi etapa como profesora está en tiempo de descuento, va siendo hora de que lo deje.

Comentarios cerrados.