Opiniones Editorial Adarve: Fabio Graffiedi

 

Soy italiano y, a pesar de haber ganado un certamen literario para una producción cinematográfica, no he conseguido encontrar, en mi país, una editorial que mereciera la pena y dispuesta a publicar mi novela. Esto ya dice algo sobre la seriedad de Adarve, que aceptó prontamente compartir el riesgo de la publicación aunque se tratara de un asunto peliagudo; bastante arisco como para hacerle fruncir el entrecejo a muchos intelectuales italianos. En Adarve, al contrario, encontré exactamente lo que los mismos intelectuales, en mi patria, denominan un «circuito virtuoso», es decir, un ambiente donde hasta he podido encontrar otros autores tratando asuntos análogos, como por ejemplo a José Antonio Fernández Asenjo con su Tres meses. La verdad es que todo funciona muy bien en esa pequeña editorial, tanto la selección de las obras como el cuidado de la corrección, maquetación y definición de las cubiertas, para pasar luego a la promoción que sigue en el tiempo y refuerza la oportunidad de dar a conocer los libros en el maremagnum de ofertas que ofrece el mercado en época digital. Hoy en día, el panorama de espera es muy variado y también muy rápido en cambiar su perspectiva, sus horizontes; por lo tanto el trabajo que hace este equipo es de verdad precioso y que no se me tome por un pelotero, que no lo soy para nada.

 

Comentarios cerrados.