Elizabeth Hay

 

Elizabeth Hay autora de Almas salvajes Triskelion, las reliquias perdidas y el velo del tiempo. Editorial Adarve, editoriales que admiten manuscritosResido en la ciudad de Panamá actualmente, pero he dejado un pedacito de mi corazón allá donde voy, tengo 40 años y me dedico en profesión a la gestión integrada de proyectos. Nací en la provincia de Colón, una ciudad portuaria y eje comercial del país. Pero me mudé de muy niña a la capital y fue esta última la que marcó mi vida entre el ajetreo de los enormes embotellamientos, las luces de neón y la vida que corre de prisa entre el mar y los rascacielos que modelan el paisaje. Estudié Finanzas y Banca en la Universidad, título que homologué  a ADE cuando me trasladé a España para especializarme y residir. Viví once años entre Barcelona y Girona, y sin duda, las costumbres, la gastronomía y la cultura catalana/española hicieron mella en mí y en mi manera de ver el mundo y la vida. Nunca  tomé formación en el campo literario, ni cursos ni talleres, aunque siempre sentí  fascinación por el mundo de la literatura; lo mío eran los números, los informes financieros y los proyectos. Podría decir que… la literatura me rescató y me salvó la vida en un momento difícil hace años, y quizás por eso, le entrego a ella, el tiempo y el espacio que se merecen.  A veces, se puede nacer con un don, pero hay que pulirlo, y esto no es tarea fácil, requiere determinación, constancia, sacrificio, y mucho tiempo.

Aficiones: Aún me apasionan las mismas cosas que cuando era joven: la escritura, la lectura, la escultura, la pintura, la música y todas las artes escénica, entre ellas: el ballet clásico y la ópera son mis favoritos. Soy aficionada al gimnasio y a los viajes, me encantan los animales y el contacto con la naturaleza, las caminatas por la montaña, la playa a horas muy tempranas; el bailar y cantar a todo pulmón, aunque no se me dé tan bien, y sobre todo, me fascina el clima frío y las series de tv de época.

Rasgo más sobresaliente de tu personalidad: Mi capacidad de compromiso y liderazgo, diría a mi concepto, es lo más sobresaliente de mi personalidad, me gusta dirigir, soy exigente y perfeccionista en cuanto a materia laboral, mi trabajo lo amerita. Soy también una persona muy reflexiva y un pelín tímida, pero una mente inquieta al 100% y una persona muy dinámica, tengo mucha confianza en lo que hago, soy metódica y meticulosa. En resumen, la yo escritora es muy distinta a la yo real.

Cuéntanos por qué decidiste ser escritor/a: Lo que me motivó a ser escritora fue mi fascinación por descubrir nuevos universos y países, la necesidad de crear ese tipo de puente entre lector y escritor, y en la medida de lo posible transmitir conocimientos y crear sensaciones en la gente.

Mis primeros compases… La escritura me llegó por la lectura. Tenía una amiga en la infancia fanática de las enciclopedias, ella lo leía todo allí. Ella me metió de lleno en el mundo de las mil y una noches y las novelas ejemplares de Cervantes, allá por los lejanos 9 años. Soñábamos con conocer mundo y trasladarnos allí donde se gestaba el arte y la historia. Nuestro mundo mágico era el mundo de la creatividad y la fantasía y eso me llevó hasta aquí. Estábamos enamoradas de esa Europa y de la época del Renacimiento y todo lo que conllevaba. Teníamos muchos sueños en ese entonces, pude cumplir algunos de ellos, no hay nada en este mundo más fantástico; como cuando un niño cumple sus sueños. La poesía era una gran pasión también en aquella época. Admirábamos a Bécquer, a Benedetti, a Byron y  a Neruda; nuestras afinidades eran comunes, ella fue una gran influencia para mí en aquel entonces y quizás la que encarriló por pura competencia infantil inocente, mi carrera de escritora. La poesía me llevó a escribir en inicios relatos cortos, y estos a las novelas más tarde. Aún resguardo algunas de la que hice en papel cuando tenía 15 y 16 años, escritas a puño y letra en tinta azul, en las que pegaba dibujos que hacía mi hermana o figuritas recortadas de la revista Vanidades. La pintura, y el cine también influyeron mucho en mí. Se puede decir que crecí tras bambalinas de los cortinajes del teatro.  Tengo un tío bailarín y actor de teatro profesional, y desde los cinco años me vi inmersa en ese mundo fascinante de interpretaciones y viajes fantasiosos a tierras lejanas a través de la mente, y creo que un poco de aquello me marcó y fue moldeando lo que ahora soy como mujer y como escritora.

También existieron otras personas allegadas cercanas que me hicieron dar ese salto, que me convencieron de que valía la pena compartir lo que escribía, y a ellos siempre les estaré agradecida.

Autores preferidos y por qué: Los autores que puedo decir que han influenciado más en mí son: Diana Gabaldon y Carlos Ruíz Zafón.

Gabaldon por su capacidad de mezclar historia con ficción y dar vida en contexto a personajes increíbles que pasan un millón de vicisitudes amalgamando aventura, drama y romance sin bajar el listón. La saga Outlander siempre será una de mis favoritas pese a muchas, porque llegó a mí en un momento en que la necesitaba, sus novelas me dieron en aquel entonces vida y alegría. Zafón en tanto para mí, continúa siendo un “bravo de Boston”, porque para nosotros, la legión de fanes que le sigue, él sigue vivo aunque lo hayamos perdido recientemente. Me hubiese gustado conocerlo en persona, pero creo que ya no es posible, aunque puedo descubrir cosas de él, aún entre sus páginas en la tetralogía del Cementerio de los Libros Olvidados y sus antiguas obras. Zafón me ha influenciado muchísimo, de él aprendí a ser descriptiva, minuciosa a la hora de abordar entornos, objetos, con él y después de casi comer sus libros me descubrí más incisiva y me aficioné a la retórica vanguardista que busca crear un pensamiento crítico o alguna enseñanza de los libros. Ambos son autores geniales que consiguen mover fibras en la gente, que es algo así como mi mantra de escritora, lo que ansío, lo que siempre busco, despertar esa sensibilidad, esa humanidad.

Tu obra favorita de otro autor: El principito de Antoine de Saint Exúpery  sería uno de mis libros favoritos. Es un libro que he leído en más de cinco ocasiones, en diferentes períodos de mi vida, y siempre consigue fascinarme y conmoverme de maneras distintas, su lenguaje  sencillo, pero sobre todo sus enseñanzas y su mensaje sigue latente como desde el primer día  en que se publicó. Y eso no lo consigue un libro cualquiera. Totalmente recomendado para cualquiera edad.

Tu obra favorita de las que has escrito: Pregunta difícil porque todas me gustan, ninguna ve la luz si no me siento satisfecha con ella, pero  si me baso en el significado que tiene esa obra en particular en contexto y estructura como fue desarrollada, y ya que debo elegir una nada más, diría quizás que mi favorita es,  Me tienes: Tormenta y Tempestad. Porque la creé como un homenaje a la ciudad de Girona, la ciudad que me acogió tantos años. Fue la primera vez que creé en simbiosis cinco historias diferentes dentro de una misma historia, buscaba resaltar la identidad gironina y me aboqué a ser inclusiva en todos los aspectos: gastronomía, música, cultura, epístolas y tradiciones. Es una obra en la que volqué muchos de las cosas que admiro: música, arte, historia e idiomas diferentes; sin descuidar los viajes y los detalles. En todos mis libros vas a viajar porque es algo que me apasiona, puedes tomarlo también como guía turística, me encanta pasear a la gente por sitios que nunca han visitado, hacerlos sentir que están allí… Sí, me atreví a describir casi cinco países distintos en este libro: Suiza, Alemania, Italia, Estados Unidos, y por supuesto, España. También le hice booksoundtrack y lo subí y spotify, como también he hecho esto para algunas otras obras que he escrito con anterioridad, y este elemento contemporáneo innovador lo adquirí de los lectores, que me pedían que lo incluyera en las novelas, y opté por complacerlos y ahora es casi una tradición en mis obras que une en puente la música con una novela puntual, eso que te permite perdurar en la mente aún cuando hayas acabado de leer ese libro.  Sépanlo lectores, me gusta leer las reseñas, las buenas y las malas, porque de ambas se aprende. Y creo que tanto yo como otros autores les agradecemos mucho a todos su entusiasmo y su tiempo a la hora de hacer ese feedback en las redes.

Tu estilo literario: Mi estilo literario diría que es: elegante, enérgico, real, minucioso, sensitivo y dramático. Si tengo que englobar mis obras en un género literario sería el romance; da igual que se traten de poesía, de un thriller, de una novela de fantasía, de aventuras, de drama, etc. Mi enfoque siempre se ha basado en eso que mueve el mundo, la pasión por lo que sea: por una profesión, por la tierra, por una idea o por una persona específica. Todo cobra fuerzas cuando metemos el amor en la ecuación.

Una cita de un autor que te guste: «Vive como si fueras a morir mañana. Aprende como si fueras a vivir para siempre.» – Mahatma Gandhi

Obra en la que te encuentras trabajando en la actualidad: Actualmente estoy escribiendo al tercera parte de la trilogía Almas Salvajes que se titula: “La Acrópolis del Miedo” y un libro  de texto orientado a la formación de escritores.

Algo sobre tu manera de entender este mundo: Para intentar entender al mundo hay que enfrascarnos en la historia de la humanidad, la evolución y la relación del ser humano con los demás seres vivos. Esto viene marcado por nuestros altibajos, por nuestras debilidades y fortalezas, por nuestras guerras, ya sean; bélicas, financieras, económicas, científicas, y por el progreso y nuestros logros. Por lo que hemos obtenido hasta ahora y por lo que ansiamos lograr a futuro: la cura de enfermedades mortales, el cese a las armas y  conflictos ideológicos y culturales. La vida debería ser un camino de comprensión y solidaridad mutua entre todas las naciones y pueblos. Es una Utopía actual, pero sería bonito que todos estuviésemos  comprometidos con el medio ambiente y el reino animal. Esta pandemia nos ha mostrado que el  mundo se regenera, si dejamos de destruirlo. En un panorama donde el ser humano no existiera todo volvería al primigenio, al ciclo de la vida. Por ende, nosotros como los principales depredadores y los que estamos ahora en la cima de la cadena alimenticia deberíamos procurar un equilibrio para garantizar la continuidad y la disposición de los recursos materiales e inmateriales que marcan nuestra historia y el legado para nuestros hijos.

El compendio de todas las fobias debería irse debilitando más y más hasta desaparecer por completo y aprender a ver a todos los seres humanos como somos: sin importar raza, religión, ni procedencia.  Fui inmigrante por muchos años y soy más que consciente de los choques culturales y religiosos. Pero soy de las personas que cree  en la adaptación y la resiliencia, por lo que todo es posible, y aún esta lucha puede ser ganada procurando nuevos cambios que marquen el destino del  progreso cultural y existencial particular.

La premisa de respetar todas las ideologías y la identidad nacional debería ser el estandarte que nos permita ser más inclusivos y solidarios con los demás en el mañana.  La clave del cambio está en la juventud, el respeto y en la educación y en ese querer sobre todo, tener la cabeza bien amueblada y actuar en consecuencia.  Por ende, mi manera de entender el mundo implica, dar lo mejor de ti en todo momento y ser auténtico en todos los sentidos sin ambages, formándote todo lo que puedas, y nunca dejando de aprender, ni siquiera de los niños.

Tus proyectos inmediatos: Uno de los proyectos que me gustaría concretar es implementar ese programa para jóvenes talentos escritores, promover mucho más la literatura y las artes en mi país, hacer llegar el conocimiento y la lengua, a los sectores más sensitivos, empobrecidos y apartados, y crear en los jóvenes esa mella que les impulse a confiar en ellos mismos y luchar por sus sueños.

En cuanto al plano personal, abocarme a mi nueva pasión aprender nuevos idiomas, en este caso sería estudiar el mandarín y el portugués. Y por supuesto, seguir conociendo el mundo y su multitud de pueblos y culturas, seguir viajando y soñando despierta.

Comentarios cerrados.