Christian Rodríguez

 

Christián Rodríguez autor dela novela Pranto. Editorial Adarve, Editorial Adarve de España, Editoriales actuales de España, Editoriales de España, Editoriales españolas, Editoriales españolas actualesActualmente, resido en A Coruña, provincia de la comunidad autónoma de Galicia.

Apenas tengo dieciocho años, así que aún me estoy formando. Estudié la primaria en un pequeño colegio cerca de donde vivía llamado A ponte pasaxe, lugar del que guardo muy buenos recuerdos. Después de eso, ingresé en el colegio Sagrado Corazón Franciscanas de A Coruña, donde estudié ESO y bachillerato. Al tener que elegir rama de estudios me decanté por las ciencias sociales, con lo que he podido aprender de Economía, Historia Contemporánea y, con mucha suerte, también Historia de la Filosofía e Historia del Arte. Cuando terminé el segundo año de bachillerato, apenas hace unos meses, decidí hacer selectividad y estudiar una carrera, ocupación en la que continúo invirtiendo buena parte de mi tiempo. Elegí lanzarme a estudiar un doble grado de español y gallego porque amo ambas lenguas y quiero perfeccionar mi uso de ellas y, más importante aún, conocer profundamente toda su literatura. Estos últimos meses estudiando el doble grado han sido apasionantes y prometen una carrera llena de pasión por esta materia.

La Coruña. Editorial Adarve, Editorial Adarve de España, Editoriales actuales de España, Editoriales de España, Editoriales españolas, Editoriales españolas actuales

Vista panorámica de La Coruña

Mis aficiones: Me encanta decir que nunca tengo tiempo para nada, porque hago tantas cosas que realmente tengo que sacar tiempo para algún ocio prototípico. Quiero decir, lo que para muchos sería algo que jamás harían en su tiempo libre, yo gusto hacerlo como afición. Disfruto aprendiendo y descubriendo sobre temas diversos, leyendo libros, sintiendo música y, especialmente, escribiendo. Es cierto que escribir ya no lo veo tanto como una afición, sino más bien como un trabajo profesional en el que invierto buena parte de mi tiempo, pero es también cierto que, gustándome tanto como me gusta, lo siento como una de mis aficiones. A parte de eso, lo que más hago en mis ratos libres es aprovechar para estar con mi pareja y familia.

Rasgo más sobresaliente de mi personalidad: Esta es una pregunta complicada, porque dependiendo de quién mire habrá uno u otro. Quizá, el rasgo que más suele llamar la atención es la paz y la diplomacia con la que abordo los temas, esto es, la profesionalidad y seriedad que me caracterizan.

Por qué decidí ser escritor: Empecé a escribir una noche del 2014. Había terminado el segundo curso de la ESO y tenía una situación emocionalmente inestable, como cualquier adolescente de trece años que no tiene claro nada, porque ve que nada de lo que creía es del todo cierto. Por aquel entonces, en los meses inmediatamente anteriores, mi profesora de Lengua, Adela, sería un personaje clave para que me animase a escribir. La pasión por la lectura y la Literatura que me transmitió, así como la libertad de creación que promovía, fueron las causas principales de que empezase mi primera y, por ahora, única novela. Al empezar a escribirla me di cuenta de que era mi pasión; era aquello que me resultaba fácil y divertido hacer, en lo que me sentía cómodo y en lo que estaba seguro de que podía tener futuro. Me habían dicho ya alguna vez que tenía el don de saber escribir y jugar con las palabras, y supongo que de alguna manera me lo creí y aún me lo creo. En realidad, el hecho de que escriba no es solo pasión por las Letras y la Lengua. Es cierto que amo la materia, pero es aún más cierto que adoro el arte, y es por eso que escribo. La escritura es mi vía para crear arte, la forma de traer mi imaginación al papel, aquello que me permite sentir y narrar un concepto, una idea, todo. Es esta pasión artística la que más me mueve, la que fundamenta que hoy siga escribiendo. Podría hacer solamente ensayos u obras académicas, pero eso solo respondería a la pasión por la lengua y su expresión. Podría también escribir historias simples con un orden simple y unos personajes que interactúen de forma real, pero si crease una historia solo para contar la historia en sí me faltaría algo. Siempre, quien me lea, deberá buscar el significado oculto o velado, el concepto que pretendo transmitir, la idea imperante. Al final, estoy seguro de que todo lo que haga va a tener una idea de fondo que será la que de sentido al libro y a la historia, porque jamás cuento nada por contar.

Carlos Ruíz Zafón. Editorial Adarve, Editorial Adarve de España, Editoriales actuales de España, Editoriales de España, Editoriales españolas, Editoriales españolas actuales

Carlos Ruíz Zafón, destacado autor español.

Mis autores preferidos y por qué: Tengo varios autores preferidos de varias lenguas. En español, a pesar de que me encantan muchos que tienen excelente calidad, me gustan especialmente Lorca y Carlos Ruíz Zafón. De Lorca adoro su forma vanguardista de jugar con el lenguaje, su sentimiento, fuerza expresiva, la variedad y la riqueza de metáforas, de imágenes y de símbolos. Por otra parte, de Zafón admiro su forma de utilizar el léxico, rico y variado, desplazado de lo esperable, y su forma de crear obras en prosa llenas de innovación y variedad, de emociones e intriga. Adoro también a otros autores como Rosalía de Castro, autora romántica, tanto en gallego como en castellano, que posee un estilo tan triste y tan lleno de miseria, tan cristalino que es imposible que no me encante. Otros autores que me encantan pueden ser Patrick Rothfuss, Rubén Darío, Miguel Hernández o Julio Cortázar.

Portada del libro El juego del ángel de Carlos ruíz Zafón. Editorial Adarve, Editorial Adarve de España, Editoriales actuales de España, Editoriales de España, Editoriales españolas, Editoriales españolas actuales

Mi obra favorita de otro autor: He leído bastantes libros y aún ahora no tengo uno favorito sobre el resto, aunque sí tengo favoritos dentro de cada autor. Podemos nombrar, por ejemplo, El juego del ángel de Carlos Ruíz Zafón. ¿Por qué? Por todo, pero especialmente por las múltiples interpretaciones, casi infinitas, que puede tener tras leer todas las piezas de la tetralogía de El cementerio de los libros olvidados. Al principio, la historia de este libro no me apasionó más que la del primero publicado de la serie (La sombra del viento) pero, tras leer entera la colección, este es, sin duda, el que más me enamora porque esconde un misterio nunca resuelto que debe quedar a la interpretación del lector, puesto que el propio protagonista no es una fuente fiable. Es tal la alegoría que pueden significar esas páginas que tengo que señalarlas incluso cuando sé que el último publicado (El laberinto de los espíritus) es una obra maestra técnicamente, mucho más compleja y elaborada.

Mi obra favorita de las que he escrito: Por ahora solamente tengo una, que es la recientemente publicada, Pranto.

Mi estilo literario: Más que ser yo de un estilo, lo son mis obras. Por ahora, las obras que se verán son fantásticas y alegóricas, por lo que podemos decir que mi estilo es la fantasía.

Una cita de un autor que me gusta: Me encanta una frase del libro Marina de Carlos Ruiz Zafón, justo con la que empieza la obra:

«Siempre recordamos lo que nunca sucedió».

Obra en la que me encuentro trabajando en la actualidad: Aún no tiene nombre, pero estoy trabajando en la entrega que le sigue a Pranto. También estoy pensando en posibles nuevas obras en gallego y escribiendo algún que otro relato que queda en el cajón por si en algún momento me son necesarios.

Algo sobre mi manera de entender este mundo: Creo con fervor que si vivimos es para disfrutar vivir, esto es, que si vivimos es para sentir. El sentir nos caracteriza y propulsa todos los aspectos de nuestra personalidad, nos hace vibrar, fluir, transformarnos: nos hace vivir. No es sino el sentir lo que nos hace humanos, lo que nos hace como somos y lo que nos guía en la tarea de vivir. Todas las emociones son enormes y bellas, valiosas, incluso las malas, porque todas ellas nos hacen vivir y nos enseñan, como dije, nos guían y nos hacen humanos. Vivir con emociones es disfrutar cada momento, es no malgastar el tiempo, es saber que no tienes nada de lo que arrepentirte porque siempre has vivido la vida como debía ser vivida. Resumo: vivir es sentir, y si vivo voy a vivir bien.

Mis proyectos inmediatos: Por ahora, mis mayores propósitos son escribir los libros que comenté antes y terminar el doble grado de español y gallego.

Comentarios cerrados.