José Luis Basualto Ortega – Antonio Pérez de Hierro, el hijo de Moctezuma que gobernó España en el siglo XVI

 

Portada del libro Antonio Pérez de Hierro de José Luis Basulto Ortega. Editorial Adarve, Editoriales de España

La verdadera Historia de España y México

Genaro García, Historiador Mexicanista, en su Carácter de la Conquista Española en América y en México dijo: «A pesar de que, entre los historiadores, que desde un principio escribieron acerca de la Conquista, hubo quienes tuvieron a la vista los más fehacientes documentos, solo los aprovecharon en cuanto podían favorecer a los intereses de España…». Pues bien, en esta novela histórica encontrarán casi mil citas a pie de página, con más de 230 libros de bibliografía que, espero, les convenzan de que la Historia entre España y México fue distinta a la que nos contaron malos historiadores. Por suerte, muchos no han creído los cuentos escritos en Las cartas de relación de Hernán Cortés, quien en la Batalla de Centla se apareciera el apóstol Santiago con su caballo blanco y que 400 soldados españoles «conquistaran» a un millón de guerreros mexicanos. Gracias a las lecturas de Genaro García, Cecilio A. Robelo, Ignacio Romerovargas Yturbe, El códice Ramírez y otros textos concluimos que «los otros historiadores mexicanos y españoles» mintieron soezmente a toda una nación. ¡Sapere Aude! ¡Atrévete a saber!

José Luis Basualto Ortega escribo desde 1994, para homenajear a dos grandes héroes personales que conformaron su vida literaria: su abuelo Onésimo Ortega, por cuyas venas corría sangre pura olmeca-tlahuica de Amayuca, Estado de Morelos, y de don Enrique Navarro, conocido como El viejito cascarrabias entre los libreros de la calle de la Casa de Moneda al lado de Palacio Nacional en el centro de la ciudad de México, de quien en 2008, de su Librería Navarro, heredó cientos de libros, todos viejos y polvorientos, que leyó desenfrenadamente. Ahí halló la verdadera Historia de México y no la historia oficial de historiadores mexicanos comprometidos con el gobierno o extranjeros que solo escribían en cuanto convenía a los intereses españoles para darle continuismo a su dominio sobre los mexicanos.

Comentarios cerrados.