J. L. Olmo

 

J L Olmo autor de Los dioses perdidos. Editorial Adarve, publicar un libroMi nombre literario, J.L.Olmo, solo tengo setenta. “Yayo”, padre, esposo y persona.  Debería estar viviendo en Suecia, pero me pilló la pandemia aquí, en Barberà, y aquí sigo.

Reseña biográfica informal: Nací en una pequeña aldea de Torre Pacheco, cerca de Cartagena. No había luz, agua, teléfono, ni internet, claro. Pero había una pequeña escuela que mi abuelo, un campesino analfabeto que trabajaba la tierra de sol a sol, había construido y cedido al gobierno para que los pocos niños de la aldea, entre ellos mi padre, pudieran aprender a leer y escribir. Eran los años 30. Nos trasladamos a Barcelona en 1960, cuando yo tenía 10 años. Tuve que trabajar desde los 11 y solo pude ir a la escuela nocturna primero y a la escuela industrial después. Empecé aprendiendo el oficio de encuadernador, luego de mecánico, me hice profesor de autoescuela y director, y pasados los 30, funcionario del estado, aunque seguí vinculado a la autoescuela hasta que me retiré a los 60. Ingresé en la UNED en los años 70 y después en la Universidad de Barcelona, me licencié en Historia Antigua y Arqueología, así se llamaba entonces, pero excepto cursos específicos, entonces no había masters, alguna excavaciones, trabajos de campo e investigaciones, nunca pude dedicarme a mi carrera, así que seguí en la Administración y en la Autoescuela.  Vivo en Barberà del Vallès desde hace 46 años. He sido concejal y teniente de alcalde de mi municipio. He impulsado o ayudado a crear una asociación  cultural, una sección sindical, cuando no era fácil hacerlo y algunas otras batallitas que ahora, afortunadamente, son solo historia.

Aficiones: Me gustan casi todos los deportes, sobre todo el fútbol, el patinaje y el hockey sobre hielo, el atletismo, la natación y el boxeo. Son los que he practicado, aunque con poco o ningún éxito. Fundé un club de fútbol para niños y jóvenes junto con mi hermano. Llegamos a tener 3 equipos. La falta de medios nos hizo desaparecer. Me encanta el teatro, el cine y la ópera. Hice teatro muy joven, luego lo dejé y lo volví a retomar de mayorcito, cine poco y la ópera solo de espectador. Ah, y viajar. Me apasiona viajar.

Rasgo más sobresaliente de tu personalidad: Soy tímido, no me considero un líder, al menos al estilo latino, prefiero dirigir con la corresponsabilidad de todo un equipo. Soy cumplidor, incluso con los horarios, prefiero la discreción, la tenacidad, la reflexión, la investigación, el trabajo serio y bien hecho.

Moby Dick

Cuéntanos por qué decidiste ser escritor/a: Siempre me gustaron los libros. De pequeño no tuve ninguno, hasta que leí Moby Dick que un sacerdote donde hacía de monaguillo me dejó. Con 12 o 13 años escribía poesía, luego novelas, teatro, guiones radiofónicos en la Escuela de Radio Juventud de Barcelona, después novela histórica, siempre fruto de una investigación y documentación muy meticulosa. Mis personajes, aunque sean ficticios, deben ser fieles  a la época que les toco vivir.

Autores preferidos y por qué: Noah Gordon y Marguerite Yourcenar por su expresividad, Collen McCullough, por su amplia documentación y monumentalidad. Michel Houellebecq, Neruda, García Márquez, Leon Tolstoi, Tagore, Shakespeare, cada uno de ellos maestro en su especialidad.

Tu obra favorita de otro autor: El asirio, de Nicholas Guild. Aunque  sea ficción histórica, el realismo que impregna el autor a sus personajes, el ritmo, la riqueza de datos, paisajes, figuras… me impresionó. Hay muchos otras,  pero puestos a elegir, me quedo con esta.

Tu obra favorita de las que has escrito: Los dioses perdidos, refleja fielmente una época con unos cambios importantísimos en la historia. sociales, políticos, económicos y religiosos. El mundo cambió, se acabó la antigüedad y llegó el medioevo, el feudalismo, la uniformidad en todo, el monoteísmo imperante, con todo lo que eso comportó.

Tu estilo literario: Por supuesto la novela histórica, pero siempre bien documentada. Antes la poesía, pero hace tiempo que perdí la inspiración. Lo siento.  Ahora solo leo a autores que jamás hubiera imitado su estilo, aunque me hubiera gustado, como Walt Whitman, y alguna vez repaso a Poe, Neruda, Alberti, Benedetti, Martí i Pol…

Una cita de un autor que te guste: La primera justicia es la conciencia. Victor Hugo

Obra en la que te encuentras trabajando en la actualidad: Como casi siempre, tengo tres obras en danza, pero ahora solo estoy en una. Novela histórica muy profunda, personal, íntima y diferente. Se trata de un personaje cruel, sanguinario, vengativo, despiadado y todos los epítetos que se le quiera dar, pero también un militar excelente, un político y legislador competente, un hombre con una cultura extraordinaria, y un ser amoral, conflictivo en todo  y extraordinario. No es fácil. Llevo más de 10 años intentando meterme en la piel de mi personaje. Esta vez quiero pasar bastante de batallas, fechas y otros datos históricos. Me interesa él y solo él. El último dictador que renunció voluntariamente a su poder, y así lo dijo.

Algo sobre tu manera de entender este mundo: La verdadera riqueza no es acaparar, sino compartir. Toda imposición es un acto cruel de esclavitud. Nacemos libres pero nos imponemos barreras, miedos, castigos físicos y psicológicos, destruimos sin sentido lo que otros han construido con un afán positivo, matamos no por necesidad ni por hambre, sino por placer o como castigo, ningún otro animal es tan estúpido. La libertad es el tesoro más preciado que poseemos, y nos la robamos unos a otros continuamente solo porque nos creemos superiores. Pero lo positivo sigue sumando más que lo negativo, y seguimos adelante.

Tus proyectos inmediatos: Literariamente, acabar y pulir mi novela sobre  ese extraordinario personaje. Tal vez aspirar a conseguir un premio o que una editorial la valore y publique. Después seguiré con mis dos obras inacabadas, una bastante extensa sobre los Almogávares y especialmente Roger de Flor, la otra es una obra en parte autobiográfica, que me atreví a empezar casi como un juego y se fue multiplicando, uniendo vivencias, sueños, ideales y todo lo que sumamos en nuestro andar por la vida. Diecisiete personajes imaginarios, los que alguna vez hemos soñado ser y yo mismo, al desnudo, de vuelta de todo, y siempre dispuesto a empezar de nuevo. 20% realidad, el resto no, pero ¿qué parte es cierta y cuál no?

Personalmente, seguir disfrutando de la familia, una casita en la costa, aquí, y otra en Suecia. Aprender un poco de sueco, claro y cuándo se pueda, dar la vuelta al mundo, sin prisa, viendo las cosas, pero sobre todo viendo a la gente, como vive, como piensa, y aprendiendo de todo un poco.

Comentarios cerrados.