Marta Alamañac

 

Marta Alamañac Sashimi blues. Editorial Adarve, Editoriales de EspañaMe considero ciudadana del Ebro, pues nací y me crié en Logroño. Y, desde hace años, vivo en Zaragoza. Mi corazón y mi lengua se divide entre Francia y España. Tengo la edad suficiente para haber conocido la EGB, la ESO, el teléfono fijo y las bolsas de Matutano.

Admiro tanto a Antonio Machado que terminé siguiendo su periplo: afrancesada, unida sentimentalmente a Sevilla, profesora de francés y literatura y poeta. He vivido un tiempo en Francia y la lengua y cultura francesa es parte de mi ser.

Aficiones: Además de escribir, me gusta crear cosas: bordar, coser, pintar, cocinar. Soy feliz en una papelería entre cuadernos y lapiceros. Curiosa por naturaleza, cualquier cosa que llame mi atención se convierte en un divertimento.

Rasgo más sobresaliente de mi personalidad: Intensa, inquieta, impaciente, incontrolable.

Por qué decidí ser escritora: La escritura te elige, no la eliges. Siempre me ha acompañado. Recuerdo  a mis maestras, que me dejaban expresarme en una cuartilla y dejar volar mi imaginación. Gracias allá donde estéis.

Autores preferidos y por qué: Debido a mi formación filológica, soy una enamorada de los clásicos, rotundos y fieles. Hoy en día, admiro las voces diferentes e interesantes, principalmente las femeninas: Delphine de Vigan, Amélie Nothomb, Java Rosenfarb, Marta Sanz…

Mi obra favorita de otro autor: El libro que me marcó fue Rojo y Negro de Stendhal. Julien Sorel resultó ser mi alterego en una juventud combativa.

Mi obra favorita de las que has escrito: Sashimi blues es mi niña. Hoy en día mis versos son más crudos.

Mi estilo literario: Principalmente la poesía, por ser vehículo de emociones y una forma inmediata de explotar. Me gusta también subir artículos, de hecho, he colaborado con varios medio.

Una cita de un autor que me gusta: mis versos favoritos: Retrato, de Antonio Machado

Hay en mis venas gotas de sangre jacobina,
pero mi verso brota de manantial sereno;
y, más que un hombre al uso que sabe su doctrina,
soy, en el buen sentido de la palabra, bueno.

Obra en la que me encuentras trabajando en la actualidad: un nuevo poemario, más intenso y crudo.

Algo sobre mi manera de entender este mundo: La bondad, la inquietud, las ganas de seguir aprendiendo. Con los años, estoy aún más ávida de conocer

Miss proyectos inmediatos: Sobrevivir a las rutinas, que no es poco. Seguir escribiendo, pensando en ampliar relatos.

Comentarios cerrados.