Roger Blieck

 

Nací en noviembre 1931 cuando mi madre ya tenía 35 años, en su casa, con una comadrona.

La casa de mi madre era una pequeña tienda de moda en Amberes.

Mi padre, el pequeño, tenía cinco hermanas y dos hermanos. Todos muy unidos.

Mi madre tenía un hermano menor y una hermana mayor. Su hermano falleció por la tuberculosis.

Mis padres habían vivido en Inglaterra durante la Primera Guerra Mundial y su inglés era perfecto. También hablaban neerlandés y francés. Aun aprendieron italiano.

Después de mi nacimiento, mis padres habían construido una villa al norte de Amberes en medio de la naturaleza. Allí viví rodeado de flores, árboles y pequeños animales hasta que me casé. Mi padre, ingeniero, iba a trabajar para su compañía en el extranjero y en el año 1936 todos fuimos en Milán. De la naturaleza hacia le ciudad. Este cambio me enfermó y mi madre volvió conmigo a Bélgica con mis abuelos maternos y mi enfermedad desapareció de inmediato…

Amberes, Bélgica

Con la guerra, nuestro jardín se convirtió en huerto para tener hortalizas y frutas. También teníamos conejos y pollos. Nuestra casa se convirtió en hacienda.

Para mí, la guerra me enriquecía con innumerables conocimientos sobre todo que puedes encontrar en tu vida. Por supuesto que he vivido momentos muy peligrosos con bombardeos y ataques.

Después de mis estudios en una escuela católica, dirigida por padres Norbertinos que no eran fanáticos, empecé mis estudios de ingeniero en la Universidad de Leuven. Allí conocí por primera vez el amor y el dolor de no ser correspondido.

Para mí, amor no es atracción sexual, pero sí algo muy profundo, algo que realmente une a dos humanos por sus sentimientos, su espíritu, su aceptación y el respeto de las diferencias del otro. También hay algo misterioso por lo cual sientes una atracción específica para unirte a persona en particular.

En las fiestas organizadas por los estudiantes encontré a una señorita, totalmente por azar, que iba a ser la madre de mis hijos. Era una mujer muy inteligente, libre de espíritu, profesora en una escuela, con la cual yo viví en armonía. Desgraciadamente enfermó y falleció todavía joven.

En nuestro hogar jamás había peleas, siempre nos escuchamos para comprender y solucionar los problemas.

Pensé que continuar a vivir solo era demasiado pronto y busqué otra mujer.

Encontré una mallorquina muy especial, muy inteligente y este amor incondicional nos ha unido unos veinte años. Dos de sus hijas me quedaron como hijastras muy simpáticas que me cuidan. Así puedo vivir en Mallorca unos meses al año como en mi casa y escribir libros…

Aficiones: Mi padre era ingeniero y eso me daba el impulso para estudiar lo mismo. Aparte de ser ingeniero, mi padre era capaz de crear y construir cualquier cosa. Así aprendí cosas por haber visto cómo él lo hacía, pero con otras posibilidades. Estaba casi todo mi tiempo libre haciendo experimentos y construyendo cosas como un telescopio para el cual mi padre me trajo lentes de los Estados Unidos. Esto era el principio para mi interés para las estrellas y el universo. Ya en el colegio los otros alumnos me veían como astrónomo. Con otro telescopio miré Andrómeda, los planetas y las nebulosas de Orión. El universo continúa interesándome y sigo los últimos descubrimientos.

En mi carácter entraba una noción de que todo es inútil, hay que dejarlo al lado para no perder el tiempo haciendo algo útil.

Esto va muy lejos. Con un familiar que falleció es inútil quedarse pensando en él. Lo que es útil es ocuparse de los demás en apuros.

Y con un problema para el cual ya has hecho todo lo que era posible para una solución y no la encontraste, hay que dejarlo. El tiempo ayudará con algún acontecimiento inesperado o no.

Este comportamiento evita estrés inútil. Y sin estrés el cerebro funciona mucho mejor y la salud también.

Mi trabajo como ingeniero trataba las aplicaciones de gas natural y del butano y propano. Siempre traté de estudiar bien los detalles a veces muy difíciles a encontrar.

Las estadísticas me daban una sensación de inutilidad porque estaban basadas en data equivocada.

Cuando un aparato deja de funcionar, siempre miro si aún puedo repararlo. Como está para tirar, no puedo hacer más daño y empiezo a desmontarlo y a veces encuentro el fallo y funciona.

Con todo esto no me sobra mucho tiempo para leer e ir al teatro.

Todavía tengo que mantener mi hogar en buenas condiciones. Hasta ahora no tengo ninguna ayuda exterior.

Soy síndico en el edificio donde vivo. Tengo muy buenas relaciones con los propietarios porque siempre tengo respuestas adecuadas.

Este trabajo necesita algunos cálculos y supervisión del trabajo de técnicos para reparaciones.

También hay que preparar cosas para mejoras en el futuro.

 

Daphne du Maurier

Porqué decidí escribir historias: Me quedé algunas veces en un hospital  para un cuello de fémur roto, puentes en el corazón, problemas con la próstata, y estaba impresionado por la eficacia y amabilidad de los enfermeros y enfermeras. Por eso escribí algo con humor para darles un homenaje. Lo apreciaron, pero mi hija, una persona extraordinaria, madre de tres hijas muy inteligentes y con un buen corazón, enfermó por un cáncer en los huesos. La vi marchitar como una flor y sabía que su muerte estaba próxima.

 

Para no dejar mis pensamientos en esta tragedia, empecé a escribir una historia que tenía que ver con un hospital, pues me di cuenta de que mis frases no me parecían tan mal (las comparé con las de un autor publicado). Mi hija falleció y yo llenaba mi tiempo con escritura para no pensar en la tragedia. Finalmente mi historia se acabó y me pregunté por qué no buscar un editor y empezar una aventura, y encontré un editor que estuvo tan encantado con mi historia que para mí era un milagro. Empecé en francés, después en español con Adarve.

Ya tengo un segundo libro en camino. Envié el manuscrito a Adarve para leerlo.

Rebecca de Daphne du Maurier. Editorial Adarve, Editoriales españolas

Autores preferidos: Daphne du Maurier es la autora que queda en mi memoria con sus historias románticas y excitantes por sus sorpresas. Rebecca la he leído de una sola vez de día y noche.

Obra favorita de las mías: Pienso que la tercera historia, todavía en elaboración, con un titulo aún provisorio, Un hotel con algunas estrellas, será la más extraña y con aún más amor.

El verdadero amor es parte de mis historias, que pueden ser cualificadas como thriller, pero también como historias de amor. Quiero sembrar cosas raras y misteriosas que finalmente tendrán una explicación muy lógica. Todo tiene que ser lógico. Cada evento es el resultado de algo que ha ocurrido en el pasado.

Qué pienso del mundo: En primer lugar, veo que los políticos no toman responsabilidades adecuadas para mejorar la vida de los habitantes de su país. Solamente piensan en algunas mentiras para ganar el máximo de votos, sabiendo que el público es tonto y no reflexiona.

Siempre gritan que son ellos para la democracia. Sin embargo, qué es democracia. No son los partidos políticos porque se cuidan ellos mismos y no quieren gobernar con los otros en vez de unirse para ser más completos en ideas.Verdadera democracia es otra cosa. Una junta de sabios tiene que elaborar una lista de las cosas que tienen que ser ejecutadas. Y que no hay dinero para todo. Los partidos pueden ayudar para elaborar esta lisa. La pregunta hacia la populación es: ¿Qué tiene prioridad? Y el público elije. Esto es democracia.

La universalización para ganar lo máximo de dinero está destruyendo a las empresas y el trabajo. Todavía los pobres en los países de Europa no tienen ayuda estructural, mientras la Liga de los Derechos Humanos se ocupa demasiado de cosas mucho menos importantes, como también lo hacen los defensores de la privacidad. El «demasiado» está destruyendo la convivencia. Hay que vigilar las religiones, de allí salen fanáticos muy peligrosos. Y por los derechos humanos los dejan actuar. Estos fanáticos no pueden ser cambiados, hay que matarlos. Parece muy cruel, pero uno de estos puede ser la causa de cientos de muertos y hombres y mujeres cayendo en la miseria. ¿Hombres que violan y maltratan mujeres, son humanos? No, son animales salvajes a matar.

Portada del libro Una vida de Roger Blieck. Editorial Adarve, Editoriales españolas actualesHay que poner mucho más esfuerzo en la educación. Personas bien al tanto de la ciencia no se dejan imponer mentiras. Cuando miras un juego en la televisión está claro que la mayoría sabe todo sobre los cantantes y no saben que mil mililitros son exactamente un litro. Están listos para creer que poner bombas para matar la mayor cantidad posible de gente les hará príncipes en el cielo.

Proyectos inmediatos: Voy a acabar mi tercer libro. Estoy escribiéndolo en francés y en neerlandés al mismo tiempo. Después empezaré a traducir el primero también en neerlandés y el tercero en español. Mientras, voy a buscar un nuevo tema para un cuarto libro. ¡Y después, ha, ha, traducir todo en inglés!

Aparte de los libros continuaré con mi trabajo de síndico, sin embargo tengo que cuidar a mis hijastras y a mi hijo, es un buen músico y actor. Siempre está trabajando en alguna parte junto a su pareja, una actriz muy simpática. Y por supuesto, aprovechar la posibilidad de ser huésped de mi hijastra en Mallorca.

Tengo 87 años y no soy un tonto al pensar que puedo vivir aún otros cincuenta años. Veremos a dónde llegaré, y no estoy dispuesto a continuar viviendo con una enfermedad incurable que me destruye el espíritu.

Comentarios cerrados.