Moisés González Muñoz

 

Moisés González Muñoz autor de El joyero de Carla. Editorial Adarve, Editoriales que aceptan manuscritosResido en Terrassa (Barcelona), a donde llegué por motivos laborales de mi madre a principios de los años 70. Casado y con dos hijos varones, acabo de jubilarme de manera voluntaria al cumplir los 60 años.

Moisés González Muñoz. Salobralejo (Muñogalindo), Ávila. 1958. Tercero de trece hermanos del matrimonio formado por Moisés (comerciante) y Eutimia (maestra rural). Mi infancia discurrió por diversos pueblos de la geografía abulense, salvo una breve temporada en Asturias. Estudié, como interno, en el Colegio Diocesano de Ávila. En septiembre de 1973 me trasladé a vivir a Terrassa (Barcelona) e ingresé en el Instituto Investigador Blanxart. Diplomado en Profesorado por la UAB, ejercí en la Educación Pública entre 1982 y 2018. Soy el autor de Candiles para Lucía (ensayo autobiográfico ambientado en la España de los años 60-70 dedicado a mi primera nieta, Lucía); del relato de terror Pánico en Ulaca (dentro del libro colaborativo Ávila Tenebrosa de la Asociación de Escritores La Sombra del Ciprés de Ávila, de la que soy miembro; de la novela costumbrista El joyero de Carla (dedicada a Carla, mi segunda nieta), y de dos relatos y una poesía, dentro del libro Cruce de Caminos de la Asociación Nacional de Escritores Amateur, de la que también formo parte.

Aficiones:

Amante de la naturaleza, el mundo rural, el senderismo, los deportes, el teatro y la lectura, dedico la mayor parte de mi tiempo libre a la escritura, a disfrutar de mis dos nietas (Lucía y Carla), a quienes van dedicadas mis obras, y a viajar junto a mi mujer, para promocionar mis obras.

Rasgo más sobresaliente de tu personalidad:

Terrassa Barcelona. Editorial Adarve

Panorámica de Terrassa, Barcelona

Me considero una persona sencilla, alegre, abierta, extrovertida y con cierta facilidad para las relaciones personales. Apasionado de todo lo que hago, dicho apasionamiento me conduce, en ocasiones, a ser demasiado impulsivo, condiciona mi capacidad de reflexión y hace que tome algunas decisiones de manera precipitada. Me considero una persona con una buena autoestima y creo que tengo capacidad para empatizar con los demás. Me encanta viajar y recorrer mundo, fomentar nuevas amistades, compartir mis limitados conocimientos y aprender de todos aquellos que tienen cualidades con las que puedo enriquecerme personal y profesionalmente.

Cuéntanos por qué decidiste ser escritor:

De pequeño odiaba la lectura y no me interesaba para nada la escritura. Debo dar las gracias a una profesora de literatura, que me dio clases en el Instituto, por hacerme cambiar de opinión y guiarme hacia el paraíso de las letras. Desde entonces, finales de la adolescencia, me encanta leer y escribir. Lo primero siempre fue visible a ojos de todos aquellos que me conocen, pero lo segundo formaba parte de mi lado oscuro. Escribía de manera puntual e inconstante y para mí, y en la mayoría de las ocasiones, acababa traspapelando o destruyendo mis escritos al considerarlos irrelevantes. Casi nadie conocía esa faceta oculta de mi personalidad. Mi desembarco oficial en el campo de la escritura se lo debo a mi nieta mayor, Lucía, pues nada más enterarme de que ella iba a venir a este mundo, comencé a escribir mi primera obra, Candiles para Luía ―un ensayo autobiográfico ambientado en la España rural de los años 50, 60 y 70 del siglo pasado― para dedicárselo y entregárselo como regalo de bienvenida, el día de su nacimiento. Tal circunstancia despertó, de manera sorprendente, mi gusanillo por la escritura; me adentró, por mor del azar, en el laberinto de la publicación, y me condujo, de manera definitiva, al universo de la creación literaria. Fiel a mis principios, mi segunda obra, El joyero de Carla (novela costumbrista ambientada en España y Alemania, entre 1926 y 2017), que acaba de salir al mercado, está dedicada a mi nueva nieta, Carla.

Recordando al malogrado Andrea Camilleri, «Escribo porque dedico mis libros, mis reflexiones, mis emociones y mis sentimientos a mis nietas, Lucía y Carla, y así ―mientras yo siga escribiendo― ellas sabrán que las sigo queriendo».

Autores preferidos y por qué:

Tal y como ya he mencionado en la respuesta anterior, fue al transitar por la adolescencia cuando, en una clase de literatura me «obligaron» a leer un libro desconocido para mí: La busca (trilogía de la lucha por la vida de Pío Baroja). Lo cogí con bastante desgana pensando que iba a resultar otro suplicio más, sin embargo, sucedió lo contrario a lo que yo vaticinaba y aquella aventura se convirtió en una rendija hacia el mundo de las letras.

Poco después, la pequeña abertura derivó en un gigantesco ventanal, abierto de par en par, al tener que leer, para otro trabajo de clase, El Camino, de Miguel Delibes.

Atraído por la curiosidad me topé con nuestra insuperable biblioteca particular (¡qué aficiones más raras cultivaba mi madre! ¡Almacenaba libros!). Allí descubrí a A. Machado, M. de Unamuno, Valle

Inclán, Pérez Galdós, García Lorca, H. C. Andersen, Ch. Dickens, E. Bronté, F. Dostoievski, L. Tolstói, E. Hemmingway, S. Fitzgerald, Steinbeck, E. Alan Poe, Kafka, J. Kerouak. O. Wilde. Tiempo después llegarían García Márquez, C. J. Cela, C. Laforet, C. Martín Gaite, Vázquez Figueroa, J. Semprún, Vargas Llosa, Ana Mª Matute, E. Mendoza, Almudena Grandes, Rosa Regàs, J. Navarro, A. Muñoz Molina, C. Ruiz Zafón, J. Cercas, I. Falcones… hasta llegar a dos de mis preferidos: Khaleh Hosseini y Primo Levi… y, así, muchos más. De tal manera que me empapé con la maestría de todos ellos. Algunos para bien, otros, no lo negaré, con menos interés e incluso cierto suplicio.

Tu obra favorita de otro autor:

Mi obra favorita es, sin el menor género de dudas, El Camino del maestro don Miguel Delibes Setién. Al leerla, con apenas 15 años, me embaucó la cotidianidad de la historia, la sencillez de su lenguaje, la naturalidad de sus personajes, la complicidad de aquel paisaje castellano, la emotividad y la cercanía del protagonista… Aquella historia parecía hecha a mi medida. Los personajes, el lugar, el ambiente, la trama, el lenguaje, el paisaje, todos me eran familiares. Su lectura me transportó, de manera vivencial, a mi añorada infancia en el pueblo, y sus palabras sellaron, de por vida, mi definitivo apego al mundo rural. Desde aquel instante me sentí especialmente atraído por Miguel Delibes y comencé a leer todas sus obras.

 

Tu obra favorita de las que has escrito:

No podría decantarme por ninguna de las dos en especial, ya que tanto Candiles para Lucía, como El joyero de 

Carla llevan una importante carga emocional detrás al estar, ambas, dedicadas a mis nietas. Si me limito al aspecto sentimental, por ser la primera y porque su temática está ligada emocionalmente a mis orígenes, mi vida y mi familia, el favoritismo debería recaer en Candiles para Lucía, pero si me remito a la calidad literaria, a la dificultad de la creación y al resultado conseguido, El joyero de Carla merecería sin duda tal distinción. Como progenitor, no se quiere a un hijo más que a otro, sino que se los quiere a los dos por igual. Aunque, tal vez sí, se los quiera de manera diferente, con sus virtudes y sus defectos.

Tu estilo literario:

Portada del libro El joyero de Carla de Moisés González Muñoz. Editorial Adarve, Editoriales de España

Partiendo de mis aficiones, mis gustos lectores y mis influencias literarias, no creo que resulte muy complicado adivinar que me decanto por la literatura realista, costumbrista e histórica, sobre todo aquella que está entroncada con la gente humilde, el mundo rural y la naturaleza.

Me gusta el lenguaje de la calle y de todo aquello que han formado parte de mi existencia, la lectura ágil y los diálogos sencillos. Procuro ambientar las obras en lugares conocidos por mí y que mis personajes vivan la historia como si formaran parte de mis preferencias vitales.

Una cita de un autor que te guste:

«El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho», Miguel de Cervantes.

Obra en la que te encuentras trabajando en la actualidad:

En la actualidad estoy escribiendo un relato de amor para el próximo libro colaborativo de La Asociación de Novelistas La Sombra del Ciprés de Ávila, que saldrá a la luz a finales del primer trimestre de 2020.

Algo sobre tu manera de entender este mundo:

Un aventurero de la vida que está dispuesto a probar, disfrutar y sacar partido a la mayoría de las experiencias que el día a día nos regala. Mi filosofía de vida se basa en vivir el «hoy ahora», pues el ayer ya no existe y el mañana es impredecible. Soy de los que piensan que «más vale equivocarse, que lamentarse por no haberlo intentado», o lo que es lo mismo: «No fracasa quien no consigue todos sus objetivos, sino aquel que muere sin luchar por ellos».

Tus proyectos inmediatos:

En lo referente al mundo literario, seguir escribiendo y disfrutando de la experiencia, pero sobre todo seguir aprendiendo, mejorando y ampliado horizontes. En cuanto a la faceta personal, viajar, conocer gente nueva, compartir experiencias con otros compañeros y mis lectores, crecer como persona y ser fiel a mí mismo, a los míos y a todos los lectores y lectoras que han depositado su confianza en mí.

Comentarios cerrados.