Jaime Aguilera

Jaime Aguilera tras la presentación de Fluidos Corporales

Vivo en Málaga, en La Casa Azul, frente al mar Mediterráneo. Dentro de unos meses cumpliré 48 años. Estoy casado y tengo dos hijos. Nací y viví una infancia maravillosa en las calles de Villanueva del Trabuco, un pueblo de la provincia del norte de la provincia Málaga, limítrofe con la provincia de Granada. Con 14 años me fui a estudiar a Málaga. De allí pasé a estudiar Derecho en ICADE de Madrid, viviendo el primer año en una pensión que parecía haber salido de La Colmena de Cela y el resto en el inolvidable colegio mayor Chaminade: fueron cinco años que marcaron mi vida. Después viví en Granada y en Sevilla, hasta que recalé de nuevo en el Puerto de Málaga y me doctoré en Literatura. Con mi familia he vivido también en Boston, en Florencia y en Inglaterra. Dentro de la Junta de Andalucía he sido Jefe de Servicio de Industria y Secretario General de la Delegación del Gobierno, pero la mitad de mi vida profesional ha estado, y sigue estando, en el Servicio de Protección de Menores, un sitio especial para el que hay que tener una vocación especial.

Mis Aficiones:

No soy nada original. Si obviamos la lectura y la escritura, me encanta el cine y la música. No puedo estar ningún día sin leer o escribir lo que sea, sin escuchar música o tocar percusión o el saxo alto. También me gusta pasear: pasear por mi tierra o por el extranjero, por ciudades de paso o por ciudades de mi memoria; pasear en bici o andando; pasear solo o acompañado; pasear fumando o escuchando la radio: por la orilla del mar o por la cresta de un monte. Pasear por mi Cementerio Inglés de Málaga o por cualquier cementerio del mundo…

Algo sobre mi personalidad

Málaga

Uno suele ser mal juez de sí mismo; pero me atrevería a decir que soy, o al menos intento serlo sencillo, sincero, trabajador, buen padre y buen compañero. Por el contrario, en el debe se cuela a veces sin remedio la ira y la impaciencia.

Ser escritor:

No lo decidí, desde que tengo consciencia está conmigo. En el colegio redacté una redacción para un colección y gané como premio una máquina de escribir Olivetti, hasta salió una nota en el periódico donde después llevo varios años escribiendo. Recuerdo que mi padre se sintió muy orgulloso y yo aprendí a escribir a máquina con el “Método Caballero”. Años después volví a ganar otro concurso: en esta ocasión el premio fue que el profesor que lo había organizado me llevó a la capital, a Málaga, en su flamante Seat 131 Supermiraflori, a ver la  película que habían estrenado y de la que todo el mundo hablaba: ET. Después comenzaron los cuentos, los poemas, los ensayos, los artículos, las novelas… por eso insisto en que siempre ha estado conmigo, como mi propia sombra…

Mis autores preferidos:

Son muchos, es más la lista se sigue haciendo más extensa con el tiempo. Pero si tengo que escoger me quedo con Vargas Llosa, García Márquez, Muñoz Molina y Javier Cercas. Y lo son porque me hicieron emocionarme con sus palabras, y con sus pensamientos; con sus metáforas y con sus personajes; con su frase hilvanada y con su Perú, con su Macondo, con su Mágina… Hasta tal punto que con mi tesis doctoral dediqué siete años a estudiar (con sumo placer) la obra de Muñoz Molina.

Mi obra favorita…

Pasa ser coherente con la respuesta anterior escogeré, en el mismo orden, cuatro novelas de los cuatro anteriores que forman parte de mi mesita de noche, por la sencilla razón de que siempre es ilusionante volver a leerlas: La tía Julia y el escribidor,  El amor en los tiempos del cólera, El jinete polaco y Soldados de Salamina.

Mi obra favorita (de las mías)…

No me pidas que escoja a un hijo, a todos se les quiere con locura…

Con respecto a mi estilo literario…

Me temo que no puedo contestar con sinceridad a esta pregunta: mi primera novela se puede encuadrar dentro de lo pseudopolicíaco, mi segunda dentro de la novela histórica y mi última  dentro de la tradición postmoderna del nihilismo existencial.  Además de lo anterior me encanta escribir artículos, poemas, cuentos infantiles y relatos cortos… O sea, una locura para encuadrarse en un género en particular.

Una cita:

«Escribo para que me quieran» (Gabriel García Márquez)

En la actualidad trabajo en…

Es una segunda aventura del pseudodetective de mi primera novela.

 Sobre mi manera de entender este mundo:

Uff, vaya preguntita. El mundo es un sitio maravilloso que nos empeñamos en hacerlo insufrible: a partir de esa premisa se trataría de sobrevivir en él sin joderlo todavía más y apurando algún que otro sorbito de belleza.

Mis proyectos: Seguir escribiendo, seguir rodeado de música, seguir paseando con mi familia, seguir viajando, seguir dándolo todo en mi trabajo.

Comentarios cerrados.