MMar Pérez – Las cadenas del león

 

Portada del libro Las cadenas del león de MMar Pérez. Editorial Adarve, publicar un libro

Cautiverio de ambición

Es esta una novela de aventuras recreada en el siglo XVI, una época fascinante llena de acontecimientos tan gloriosos como trágicos. Basada en la vida del que fue secretario de Felipe II, un personaje muy controvertido de nuestra historia, cuenta desde sus primeros años hasta su caída en desgracia y posterior retiro a Francia. Todo ello mezclando la realidad con la ficción. Diego García estaba destinado desde niño a llegar a lo más alto y fue preparado a conciencia en las mejores cortes extranjeras, alimentando su ambición para conseguirlo. Muy joven accede a la Corte, no tardando en ganarse la confianza del rey, y aprende con maestría el «juego de la política». El amor de una mujer hace que reflexione y se replantee su vida pero, cautivo de su ambición, no es capaz de abandonar el camino emprendido. En el ambiente cortesano, lleno de intrigas y luchas de poder entre las familias nobles más influyentes de entonces, se va forjando su carácter pero descubre que, aunque haya alcanzado las más altas cotas de poder, en realidad solo ha sido una marioneta en manos de la gran duquesa de Arcos. A medida que aumenta su autoridad lo hacen también sus enemigos. Confiado por tener el favor del rey, no es capaz de prever que la desgracia se va a ensañar con él y cuando es consciente de ello ya es tarde…

MMar Pérez nace en Madrid, aunque actualmente reside en un pueblo de la sierra, siempre mostró interés por la historia. Sin embargo, su formación académica y su trayectoria profesional han estado encauzadas hacia el sector de las telecomunicaciones. Disfruta contando historias, mezcla en sus relatos pinceladas biográficas de personajes reales con otras de ficción, buscando entretener. Pretende no solo recordar importantes hechos históricos sino también mostrar el pensamiento y el sentir de aquellos hombres y mujeres, con el fin de que nuestra imaginación se traslade a aquel tiempo. Su mayor satisfacción sería poder conseguirlo. Comenzó a escribir porque le gustaba crear sus propias historias y le animaron a hacerlo y seguirá mientras tenga cosas que contar.

Comentarios cerrados.