Carlos J. Ejarque Escudero

 

Buenas a tod@s, me complace comentar y compartir algunos datos y rasgos personales  sobre mi persona.

Soy natural de Logroño (La Rioja), en cuanto a mi fecha de nacimiento —vamos a dejarlo en que cometí la osadía de nacer— cuando la telefonía móvil en España era tan solo un embrión y la idea de observar a un individuo, pasear y hablar por una vía pública con un aparatejo en forma de ladrillo pegado a su oreja, resultaba inverosímil y surrealista.

Nací de madrugada a últimos de mayo, siendo el mediano de tres hermanos. Mi madre no cambió el molde, nacimos todos varones.

En cuanto a mi estabilidad emocional, me encuentro felizmente casado con una persona que tuvo que realizar doce años de prácticas de noviazgo conmigo por lo que la admiro profundamente. Posteriormente; nos aventuramos a realizar un máster de matrimonio por la iglesia católica para graduarnos finalmente con matrícula de honor en la difícil asignatura del amor.

Fruto de esas prácticas amorosas nacieron dos soberbios vástagos; Aaron y Carlos Manuel, ambos varones de pequeña edad en la actualidad, que nos hacen la vida más sosegada, pero solo cuando duermen.

En mi época moza tuve la suerte de vivir esa generación que pudo estudiar la EGB —hoy la ESO— en los Hermanos Maristas de Logroño para pasar al Bachillerato.

Continué mis estudios por el arduo camino de la formación profesional reglada, matriculándome en la rama empresarial como Administrativo.

A los dieciocho años de edad, realicé el servicio militar en Madrid como buen español de antaño, siendo destinado a capitanía general por mis conocimientos en mecanografía.

Desde pequeño me ha gustado el mundo detectivesco por lo que me matriculé en la seguridad privada, obteniendo en tan solo tres años todas las habilitaciones para personal operativo dependiente del Ministerio del Interior por concurso oposición en la Jefatura Superior de Policía Nacional en Zaragoza.

Me matriculé en la universidad de criminología de Madrid y en tres años obtuve la diplomatura en investigación privada (detective privado) con una nota de corte de 9,8.

A día de hoy sigo formándome en la rama del derecho concluyendo un grado universitario.

Aficiones: La música y la escritura. Una de mis aficiones es la música clásica junto con el estudio del piano clásico. Os he omitido que estudié por libre la carrera de piano, plan de 1979. Mi mayor placer es tener una tarde libre para poder recogerme en mi estudio y tocar alguna pieza de Satie o Bach junto al calor de una buena copa de vino de Rioja, al abrigo del mundanal ruido social.

En cuanto a la escritura, empecé escribiendo en época tardía a consecuencia de casos de criminología y/o de investigación. A mi criterio, la enseñanza de la literatura debería de ser impartida asumiendo una perspectiva politópica como medio instrumental.

Rasgo más sobresaliente de tu personalidad: La tenacidad, la lucha y la perseverancia. Me considero un romántico del papel y de la justicia.

Cuéntanos por qué decidiste ser escritor: Ya os he confesado que empecé tardío a garabatear grafismos que reflejaban diferentes historias narradas por personas comunes y  finales variopintos. Conforme me adentraba por el sórdido mundo del estudio de la criminología y/o investigación privada, descubrí informes desgarradores que eran acallados por la vergüenza, cobardía o por la ignominia de la falsa cordura social. ¡Voces!, que en forma de llanto o queja, instaban a una resolución presencial de su «yo» más oculto y latente. Después de leer a muchos autores clásicos o contemporáneos, decidí centrarme en el género narrativo de la novela negra por considerar que es el mejor instrumento que mejor se adapta a la descripción humana y de su deterioro ético progresivo. Me niego a considerar este género un subtipo de la narrativa. A mi criterio, la literatura es la libertad de toda expresión humana que no debe ser encasillada teóricamente.

Autores preferidos y por qué: Empecé leyendo a Platón por su doctrina de idea e inquietud por explicar a la humanidad, que el verdadero ser pertenece a las Ideas y en su conjunto al mundo Inteligible por descubrir. Me pregunto qué sería de nosotros sin el aporte de la filosofía. Otro autor que me llamó la atención fue Sigmund Freud, por su teoría de una sexualidad infantil perversa polimorfa, que causó una intensa polémica a principios del siglo XIX en una puritana Viena que empezaba a despertar. Su afirmación —en forma de tesis— fue tildada de «rocambolesca», siendo discriminado y acusado de pansexualista, cosa que no le frenó e inquietó lo más absoluto.

No podría faltar a esta fiesta relevante la señora Amandine Aurore Lucile Dupin, conocida como George Sand, por su singularidad de disfrazarse de hombre para poder escribir siendo una de las escritoras delatoras más destacadas del siglo XIX.

En España, podría citar a Gustavo Adolfo Bécquer por hacernos soñar con su romanticismo en prosa o verso.

La generación del 27, por su amplísima aportación y enriquecimiento a nuestra literatura contemporánea.

Para concluir, me gusta mucho como se expresa Arturo Pérez Reverte porque aporta en sus escritos un aire académico de templanza roto por descripciones mundanas y cotidianas sociales, rozando lo grotesco pero sin importunar o ser soez.

Tu obra favorita de otro autor: En torno al hombre de José Ramón Ayllón porque aborda de manera accesible y directa cuestiones como el dolor, la felicidad, la muerte, la libertad, la justicia, etc., muy difíciles de explicar con palabras.

Tu obra favorita de las que has escrito: Definir por decantarme con una sola obra, resultaría hipócrita y desleal.  Os recomiendo Las aventuras del caballero de la corchea si queréis pasar un rato divertido y diferente. Se trata de una novela narrativa muy sencilla, que describe a una sociedad enferma de poder y celos en clave de humor. El argumento lo podéis ojear en internet.

Por el contrario, si decidís adentraros por el sórdido mundo oscuro de la novela negra, os recomiendo que leáis la trilogía El Confín Allende. Me inspiré en un caso real de posesión demoniaca a un menor de edad, que me llevó a indagar sobre el más allá según la religión cristiana. Solo os diré que debéis de separar las enfermedades mentales psicosomáticas de las espirituales. La mayoría de los enfermos psiquiátricos mejoran con la farmacología, en cambio los enfermos «paranormales» presentan una sintomatología anómala y peculiar que no mejora sino que empeora. Presentan un deterioro físico que avanza hasta su extenuación vital.

Respeto a toda persona atea y agnóstica por ser consciente de que la verdad absoluta no existe, aunque ínsto a una reflexión severa a todo aquel que niegue lo que es desconocedor. El bien y el mal coexisten desde los albores de los tiempos y estas fuerzas antagónicas se manifiestan en todos los aspectos del hombre.

Puedo asegurar que a día de hoy seguimos conviviendo con la ignorancia y ranciedad de la edad media en materia espiritual. Toda aquella persona que se aleja de la normalidad es tildada de enfermo mental y tratada químicamente.

Tu estilo literario: Me gusta el empleo del naturalismo porque desnuda a las palabras y las reviste de libertad y fuerza para poder expresar algo sin miedo a fracasar o ser tildado.

Se puede decir muchas cosas aunque no expresarlas adecuadamente. Es por ello que escogí el género de novela negra porque es la que más se ajusta a mi personalidad. 

Una cita de un autor que te guste: «El éxito se da cuando vas de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo».

Anónimo.

Me gusta esta frase porque es la cruda realidad, aprendemos todos equivocándonos. Si la ponemos en práctica, observaréis que señala a los soberbios y ensalza a los sabios.

Obra en la que te encuentras trabajando en la actualidad: Actualmente me encuentro inmerso en la segunda parte de la trilogía El Confín Allende. Se titula Maleficies, que traducido del latín al español, significa «brujas».

En esta novela negra intento describir y mostrar el sórdido mundo de las sanadoras, curanderas y hechiceras modernas de nuestro siglo. ¡Esas!, que no se publicitan en las redes sociales ni se conocen. Solo se encuentran al alcance de unas pocas personas pudientes. Viven en las sombras. A ellas acuden personas muy influyentes de todos los niveles culturales y esferas políticas. Quien crea que no existen descubrirá su error.

Debo confesar que fui amenazado en caso de publicación, motivo por el cual me ha dado más fuerza para intentar concluir y exponerla a la luz pública. En breve os la haré llegar.

Algo sobre tu manera de entender este mundo: Se debe de luchar por entender nuestro día a día y las circunstancías que nos rodean. Todo obedece a un «algo». La felicidad no lo da un todo sino pequeñas cosas que merece la pena saborear y deleitarse. La muerte se encuentra tan segura de su victoria que nos deja toda una vida de ventaja por delante. Esta enseñanza vital, algunas personas la tienden a olvidar por miedo, mezquindad y egoísmo. La vida es muy bonita y decidimos a veces complicarla nosotros mismos por tonterías.

Comentarios cerrados.