A.V. Corzo

 

A. V. Corzo autor de La ira del Cerval. Editorial AdarveActualmente resido con mi mujer y mis hijos, en El Barco de Valdeorras, tengo cuarenta y seis años, y estoy justo empezando mi segunda juventud. Me dedico a partes iguales a escribir y a la docencia dentro del deporte escolar. Soy técnico superior de actividades físicas y deportivas, y maestro nacional de Judo. Mi eterna cuenta pendiente es acabar mi carrera de Filosofía, y cuando la vida me ha dado tiempo para saldarla, me he dedicado a escribir, como veis no tengo remedio.

Mi primera juventud transcurrió en la ciudad de La Coruña, donde nací, de ella conservo el olor del mar, y el recuerdo de una vida sin preocupaciones. A los veintitrés años decidí quedarme una temporada en Valdeorras, la tierra de mis abuelos. Por cuestiones económicas pasé más de diez años trabajando en una cantera de pizarra, y en todos esos años, no hubo ni un solo día que no deseara marcharme, si bien, es cierto, que durante ese tiempo cree numerosas poesías e historias, de las cuales La ira del cerval es solo un ejemplo, ellas fueron mi catarsis y mi consuelo, y son las mismas que ahora persigo para tratar de dibujarlas sobre una hoja de papel.

Aficiones: Me gustan los clásicos literarios, y el deporte en general, soy un amante de la naturaleza, e intento capturar sus instantes con mi cámara fotográfica, a veces incluso, me atrevo a intentar plasmarla con tinta china o acuarelas sobre un papel.

Rasgo más sobresaliente de tu personalidad: Soy alegre por naturaleza, con ello no quiero decir que sea simpático o gracioso, pero me gusta mirar a la vida con optimismo y sonreír. La vida por su parte me ha enseñado a ser tenaz, y a cultivar la fuerza de voluntad, sin embargo, no soy visceral ante una decisión, me gusta meditar mis opciones, pero una vez que me decido, lucho con pasión.

También debo reconocer que vivo en mi mundo, en mis historias y poemas, o simplemente en mis pensamientos, o mis silencios, y si me molestan, sobretodo cuando es en repetidas ocasiones, suelo reaccionar malhumorado, vamos, un gruñón en toda regla.

Cuéntanos por qué decidiste ser escritor/a: Fui un niño tímido y vergonzoso, y tal vez estas palabras se queden cortas, para mí era más fácil escribir que hablar. Descubrí muy pronto que se me daba bien, fue en primaria cuando escribí mi primer cuento, de él recuerdo solo su título “El león y el mosquito” y también a mi profesora aleccionándome, para que no me hicieran las tareas los papás. He dicho que descubrí muy pronto que se me daba bien escribir, y tal vez por ello no le presté la suficiente atención, escribí durante mucho tiempo solo para mí, poesía y relatos cortos, pero no supe lo que era un verdadero reto, hasta que me decidí a publicar La ira del Cerval, una novela de más de 160000 palabras que puso a prueba mi capacidad, y cambió mi percepción del oficio de escritor.

El Conde de Montecristo

Autores preferidos y por qué: Me gusta Cervantes y su Quijote, de quien aprendí que hay muchos tipos de locura, alguno de ellos preferible a lo que lo que los hombres entienden por cordura, adoro la obra de Shakespeare, con su capacidad para desentrañar a la humanidad que habita detrás de las máscaras, me gusta Alejandro Dumas y su Conde de Montecristo, Julio Verne y su imaginación que lo llevó al futuro, Ken follet y su universo dentro de una catedral, Carlos Ruiz Zafón, Tagore, Yoko Ogawa, Rosalía de Castro y muchos otros, pero no podría decir que tenga una influencia marcada de un autor o de un estilo en particular, o de alguien a quien quisiera parecerme.

Tu obra favorita de otro autor: No tengo una obra preferida, pero me gustaría traer a colación dos obras, porque en cierto sentido, en ellas se habla de algo que me importa, la libertad:

El conde de Montecristo de Alejandro Dumas, habla de.. habla de muchas cosas, pero yo me quedaré con esa lucha por recuperar la libertad, libertad esclava en una prisión, y más tarde, esclava de una venganza.

La Tempestad de Shakespeare, una obra de sutil maestría, uno puede ver en ella una visión del mundo, de la política, o del propio individuo, pues todos llevamos en nuestro interior a un Calibán y a un Ariel, un Prospero y un Antonio… y debemos como el protagonista, encontrar la forma de liberarnos de aquello que nos encadena, sea una isla, una limitación, o nuestra propia ignorancia…

Tu obra favorita de las que has escrito: La ira del Cerval, Es una novela de formación o aprendizaje, pero con mucho de thriller. Llegó a consumir mi tiempo, mis pensamientos y mi energía, y aunque a veces creo que se ha llevado algo de mí, estoy satisfecho, no puedo decir del resultado, pues ese juicio depende de los lectores, pero sí, de no haber escatimado esfuerzos en su creación, creación que por otra parte me llevó a documentarme ampliamente en diversos campos, desde el mundo del arte, hasta en un aciago mar de ciencia, que en ocasiones ocuparon semanas de estudio, para verse reflejados en una sola frase o un párrafo, pero a pesar de todo el esfuerzo, de toda la dedicación, debo reconocer que disfrute cada instante, cada dificultad, cada página…

Tu estilo literario: No creo que un autor deba encasillarse en un solo estilo, salvo que sea por decisión propia, si bien, es cierto que cada uno de nosotros tenemos notas propias que nos identifican, en mi caso y sin duda, tiendo al thriller en todo lo que escribo, de una forma más o menos marcada dependiendo de la circunstancia, es simplemente una tendencia natural.

Una cita de un autor que te guste: Si debo elegir una frase, una cita del mundo literario, no tengo duda alguna, ni me veréis irme lejos de casa a buscarla, pues mi memoria trae de inmediato al maestro Antonio Machado:

“Caminante no hay camino, se hace camino al andar”

Obra en la que te encuentras trabajando en la actualidad: Trabajo en una obra de ciencia ficción, estoy con las últimas revisiones.

Algo sobre tu manera de entender este mundo: Se puede preguntar a un escritor como entiende el mundo, pero creo que la mejor respuesta que puede dar, reside en sus libros.

Tus proyectos inmediatos: Lo literario y lo personal van de la mano en este momento, me he asomado al mundo literario al publicar mi primera novela, y es mi intención continuar mientras haya lectores interesados en mi obra.

Comentarios cerrados.