Jesús A. Losana

 

Nací el día ocho del octavo mes de 1965 en La Puebla de Montalbán, donde resido y trabajo actualmente.

Pasada mi juventud y después de realizar el servicio militar en el monumental Alcázar de Toledo, aproveché el comienzo de la informática en nuestro país y comencé a hacer cursos de programación para dedicarme a ese oficio que tanto me apasionaba, pero lo tuve que abandonar para hacerme cargo del negocio familiar de moda que hoy dirijo… y al que he cogido tanto cariño que ha terminado por convertirse en otro de mis niños, y ha sido fuente de conocimiento, trato y experiencias de las que están impregnadas mis novelas.

Rasgo más sobresaliente de tu personalidad: Estoy convencido de que cuando se tiene una infancia y juventud singular, además de marcar la personalidad, se desarrolla un sentido arácnido como el de Spiderman… Era broma. Pero sí es cierto que algunas experiencias suelen afectar a la capacidad de observación, sensibilidad y percepción del entorno, puesto que te conducen a formular ciertas preguntas antes de tiempo. Eso, junto a la información que me ha proporcionado mi profesión, que me ha facilitado el trato directo con multitud de personas de distinto temperamento y reacciones, ha hecho que adquiera experiencias y personajes suficientes como para idear historias. Pero como en un buen guiso, hacen falta los ingredientes principales, la organización y la imaginación, y creo que de eso algo tengo.

Panorámica de La Puebla de Montalbán (Toledo)

Cuéntanos por qué decidiste ser escritor/a: Nunca decidí ser escritor, ni siquiera lo llegué a pensar jamás… Creo que me adentré en el mundo de la escritura sin darme cuenta. Me considero una persona con bastante imaginación y siempre me he expresado mejor con la escritura que con la palabra, además me encantan los niños… por lo que empecé escribiendo cuentos con moraleja a mis hijos cuando eran pequeños, como apoyo a su educación y aprendizaje. Pero cuando los niños crecieron y ya no estaban para cuentos sentí un vacío interior que tras varias analíticas, yo mismo me diagnostiqué como «ausencia de creación». Y es que, sin darme cuenta, me había infectado con el virus de la escritura. Por lo que decidí embarcarme en contar esta trilogía de suspense, acción e intriga que había ido dando forma en mi cabeza desde hacía tiempo. Aunque debido a la complejidad de la trama me costó tiempo empezar, pues no me resultó fácil plasmar en papel la historia que tenía archivada en mi mente, y más aún hacerla atractiva para al lector.

Daniel «Dan» Brown (1964 – ) es un escritor estadounidense conocido por la novela El código Da Vinci y otros títulos protagonizados por el personaje Robert Langdon

Autores preferidos y por qué: Nunca he sido de escritores preferidos, soy más de obras favoritas. Es complejo crear una buena obra, a pesar de mantener un estilo propio de escritura. Pues para escribir una buena historia tienes que conseguir que el lector conozca a la perfección a sus personaje y se mimetice con ellos… con su carácter, sus miedos y sus sentimientos, y fundirlo en armonía perfecta con una buena trama… aun así hay novelas que al lector le resultan atractivas y otras no. No todas las obras de un mismo escritor tienen por qué ser igual de buenas o del gusto de los lectores. Por ejemplo, Dan Brown me atrapó con El código Da Vinci y lo leí en cuatro días, sin embargo, Ángeles y demonios se me hizo un poco pesado. Y así me ha pasado con otros muchos escritores.

Aunque, por supuesto, también hay que tener en cuenta el gusto de cada lector… cada uno somos un mundo aparte en cuanto al gusto por la lectura se refiere. Como anécdota, en mi primera novela hay gente que me ha felicitado por las descripciones, me decían que les abría la puerta del escenario y les situaba en el lugar de los hechos. Sin embargo, otros me comentaban que no les gusta tanto detalle, que preferían que fuese directo al grano. Todo es muy subjetivo. ¿No te parece?

Pero dentro de una escritura ágil y bien estructurada, a mí me atrapa la historia que el autor me cuenta y sobre todo cómo me la cuenta. Por lo que, aunque no soy de escritores preferidos, sí tengo novelas favoritas: Caballo de Troya, de J.J.Benítez; El nombre de la rosa, de Umberto Eco; El código Da Vinci, de Dan Brown; Falcó, de Pérez-Reverte; Harry Potter, de J.K.Rowling… entre otras.

Tu obra favorita de otro autor: De las que te he dicho anteriormente voy a elegir El nombre de la rosa de Umberto Eco… el que me tengan intrigado, me encanta.

Me fascinó por cómo según vas leyendo la historia te va transportando a esa época, cómo te involucra en la trama y te hace partícipe de la investigación… y por último, la angustia que te hace sentir cuando se está quemando la biblioteca.

Pero ¿sabes?… me hubiese gustado leer la novela de Con la muerte en los talones. Pero me consta que fue un guion llevado al cine por Alfred Hitchcock, peliculón que vi en numerosas ocasiones de joven. Me encantaba, como rey del suspense jugaba con los telespectadores y nos hacía partícipes de la trama hasta comernos las uñas.

Tu obra favorita de las que has escrito: Decía mi madre a la hora de hablar de sus cuatro hijos, «Qué dedo me cortan que no me duela». Es una analogía perfecta para mis dos niñas.

Antes de contestar a esa pregunta os tengo que explicar que el proyecto en el que me he embarcado es una trilogía de novela negra que narra una historia llena de conspiraciones, traición y corrupción… como la vida misma.

Las dos primeras, Compromiso adquirido y El rastro de la traición, son historias independientes, cada una con su principio, desarrollo y final cerrado, pero con un caso que arrastran en común y que se desvelará en la tercera, que verá la luz en el 2021.

No obstante, hasta ahora creo que mi favorita ha sido El rastro de la traición. He disfrutado escribiéndola por la complejidad de su trama y la actualidad de su crítica social, en la que he intentado hacer partícipe al lector de la investigación y del carácter leonino de sus personajes… aunque tengo que reconocer que me ha costado escribirla bastante más de lo que pensaba. Pues es el desarrollo de la trilogía, y mantiene su historia principal e independiente de la primera parte, aunque enlaza en un asunto entreverado… y deja la línea sucesoria de la tercera y última parte de esta aventura.

Tu estilo literario: El género que escribo está encuadrado dentro del thriller negro, que es una fusión de novela negra y thriller. Creo que mi gusto por esta fusión se debe a que de niño me encantaban las películas de Alfred Hitchcock por el suspense en el que me mantenían, porque era complicado adelantarse a lo que iba a suceder y porque les daba un final que terminaba por sorprenderme. Por entonces también había un ciclo de cine negro que me fascinaba porque descubrías el lado oscuro de los personajes… Esos negros pensamientos que ocultamos a la vista de todos y que unos los reprimen y otros no.

De esa mezcla salió mi estilo… por decirlo de alguna manera, están escritas a mi imagen y semejanza en cuanto al gusto por las historias se refiere.

Es un género que se caracteriza por su lenguaje coloquial, sin romper en exceso el decoro. Por la caracterización tan particular que el autor da a sus personajes, con su pasado, sus miedos, sus problemas y sus fantasmas, que hace que el lector los conozca y se mimetice con ellos. Por supuesto que sea adictiva, que tenga acción y que el lector viva la historia desde dentro. Y como no podía ser de otra manera, con su crítica social… parte esencial de la novela negra.

Pero tengo que decir que soy un simple narrador de la crítica, con la que trato de tocar la fibra sensible del lector y que él reflexione sobre lo expuesto, y saque sus propias conclusiones.

Una cita de un autor que te guste: Hay muchas frases que me fascinan, pero como solo me pides una voy a hacer mención a mi ilustre paisano Fernando de Rojas, que en su obra La Celestina, libro de sabiduría popular, dice Sempronio a Calisto:

«Haz tú lo que bien digo y no lo que mal hago».

Han pasado casi cinco siglos, y no solo no hemos aprendido de la sutil ironía de esa frase, sino que no hemos aprendido a desechar ese proceder y a no tolerar ese comportamiento.

Obra en la que te encuentras trabajando en la actualidad:

Estoy escribiendo la tercera parte y colofón de esta trilogía, con la que espero volver a atrapar a mis lectores y que disfruten tanto al leerla como lo estoy haciendo yo al escribirla. Os sorprenderá el desenlace de toda la historia… pues en ella descubriréis hasta indicios que posiblemente hayáis pasado por alto.

Seguramente saldrá el año que viene, dando por finalizada esta trilogía… y que no te imaginas lo que me ha apasionado contar esta historia.

Aficiones: Esta pregunta me la sé… Además de lo obvio, me gusta ir a jugar al frontenis en cuanto busco la oportunidad… y me lo permiten las instalaciones. Pero lo que verdaderamente me apasiona es la montaña… rutas, senderismo, deportes invernales… y en verano los deportes de agua, me encantan los subidones de adrenalina. Sin olvidar el echar un mus de vez en cuando con mi gente, de esos de café, copa y puro… bueno, puro no que lo dejé hace años.

Algo sobre tu manera de entender este mundo: Ante el incierto futuro que nos ha tocado vivir en lo social, en lo económico, por no hablar de lo político… lo resumiré en una frase: Carpe diem.

Tus proyectos inmediatos: Después de analizar la vida desde el punto de vista de un joven cincuentero, y teniendo en cuenta la respuesta anterior, ahora mismo mi principal proyecto es tratar de ser lo más feliz posible, luego insistir… y si lo consigo, perseverar y conservar.

Iba a decir «hacer lo que me dé la gana», pero eso solo les está permitido a unos pocos.

Comentarios cerrados.