J. L. García

 

He tenido suerte y la vida me ha tratado bien. Vivo en Madrid, tengo 55 años y estoy casado; tengo cuatro hijos. Ya estoy en una edad en la que cada día es un regalo. Mi familia es lo mejor que tengo, son el centro de mi vida.

Aunque vivo en Madrid, mi familia es de Palencia y me siento tanto madrileño como palentino. Nuestra casa familiar está en Osorno (Palencia) y tengo muchos primos allí; y otros tantos en Melgar de Yuso, otro pueblo palentino.

Soy profesor de universidad y me gusta mi trabajo, sobre todo la parte fundamental, que es dar clase.

Aficiones: Mi principal afición es el ajedrez, aunque no soy demasiado bueno. Me gusta también jugar a algunos juegos antiguos de PC, sobre todo de estrategia, como el Age of Empires. Me encanta ver algún buen trozo de una película antigua antes de irme a la cama. Por ejemplo, esa escena de Casablanca en la que tocan La marsellesa. Además, por supuesto, me gusta leer y escribir.

Rasgo más sobresaliente de tu personalidad: No creo que tenga ningún rasgo demasiado sobresaliente, soy una persona más bien gris. Soy casero y me gusta estar en mi zona de confort.

Cuéntanos por qué decidiste ser escritor: Quizá por ser una persona más bien gris y casera, descubrí que me gustaba escribir historias sobre héroes que pelean en situaciones extraordinarias.

Autores preferidos y por qué: Mis autores favoritos son Tolkien, Ursula K. Le Guin, Julian May, Zelazny, McMaster Bujold y Abercrombie. Estoy seguro de que han influido en mi manera de escribir. Me encantaría escribir como ellos, e intento copiar cómo lo hacen: sus estructuras, sus ritmos y, sobre todo, cómo consiguen transmitir la emoción del relato.

Tu obra favorita de otro autor: Es difícil decantarse por un libro como tu obra favorita. El señor de los anillos de Tolkien me entusiasmó en su momento. Posteriormente me ha encantado la tetralogía de Julian May de La tierra multicolor, la saga que más me ha gustado. Como libro singular, mi libro preferido es El señor de la luz, de Zelazny.

Yo creo que la fuerza de un libro se basa en dos aspectos: el más importante son los personajes. Yo creo que la clave de El señor de los anillos es su trío de protagonistas, tan diferentes: Frodo, el antihéroe sin poderes; Aragorn, el montaraz vagabundo destinado a ser el rey de Gondor; y Gandalf, el mago responsable de proteger demasiados reinos a la vez. En El señor de la luz, para mí el principal atractivo es su protagonista, Sam: un tipo con superpoderes pero sin vocación de mandar, que se ve forzado por las circunstancias a la rebelión contra los poderosos.

El segundo factor, claro, es la trama. Un argumento bien engrasado hará brillar en el crisol adecuado a unos protagonistas atractivos. En este aspecto, El señor de la luz me parece la novela que he leído con la trama mejor estructurada.

Un último tema son los párrafos inolvidables, que se te quedan pegados en la memoria:

Una vez, un pequeño rajá de un pequeño principado acudió con su séquito a Maharta, la ciudad a la que llaman el Pórtico del Sur y la Capital del Alba, para comprar un nuevo cuerpo. Eso fue en los días en que el hilo del destino podía ser extraído de cualquier albañal, los dioses eran menos formales, los demonios aún seguían atados, y la Ciudad Celestial estaba abierta ocasionalmente a los hombres. Ésta es la historia de cómo el príncipe engañó al manco receptor de devociones delante del templo, incurriendo en el desagrado del Cielo por su presunción…

(De El señor de la luz, de Zelazny)

Tu obra favorita de las que has escrito: Solo he escrito un relato, El lobo alfa. He disfrutado mucho escribiéndolo.

Tu estilo literario: Principalmente leo de dos géneros literarios, fantasía y ciencia-ficción. Por ahora solo tengo proyectos para escribir en el género de fantasía. Me gusta la libertad que proporciona poder diseñar un mundo imaginario donde las reglas son distintas.

A mí me relaja mucho imaginarme en el mundo de El lobo alfa, sin dos de las limitaciones que yo más siento: las barreras de la rutina diaria, en las que dedicamos la mayor parte de nuestro tiempo a temas necesarios sin interés, o a temas innecesarios sin sentido. Y las barreras de la comunicación con los demás, siempre complicada entre personas. En El lobo alfa trato de trasladar al lector a un entorno sin esas dos limitaciones: un vergel primitivo donde el único problema es sobrevivir, y donde los humanos tienen una comunicación mental privilegiada con otro ser vivo.

Una cita de un autor que te guste: Como ya he citado una frase, añadiré otra de Groucho Marx: Es mejor estar callado y parecer tonto, que hablar y despejar las dudas definitivamente.

Obra en la que te encuentras trabajando en la actualidad: Estoy trabajando en la continuación de mi primer relato.

Algo sobre tu manera de entender este mundo: Yo creo que la lectura debe divertir y emocionar al lector. Esa es la clave. Personalmente me da igual la calidad literaria, según cómo se entienda. Muchos libros muy buenos son muy aburridos.

Tus proyectos inmediatos: Quiero mejorar tanto en lo literario como en lo laboral y personal, pero no sé si lo conseguiré. Hay que intentar mejorar cada día.

Comentarios cerrados.