Alicia Xeles

 

Alicia Xeles. Editorial Adarve, Editoriales que aceptan manuscritosVivo en Argentina y tengo 50 años físicamente, sin embargo, desde mi mentalidad nunca sentí que tuviera más de 20.

Nací en una típica familia de clase media en Argentina. La familia de mi padre (de profesión enólogo), era cien por ciento italiana, y la de mi madre totalmente española. Soy la menor de tres hermanos, pero nunca me sentí apañada por ser la más chica de la familia, todo lo contrario. Siempre tuve un espíritu muy independiente, en verdad, no me gustaba depender de nadie. Cuando tenía 13 años y comencé la escuela secundaria, aprovechaba el momento del recreo para vender cosméticos, por lo que casi siempre contaba con mi propio dinero. En ese período de tiempo, los días sábados, cuando volvía de Educación Física (materia escolar), pasaba por una librería que me quedaba camino a casa, y permanecía ahí como mínimo una hora y media leyendo, tanto así, que los dueños de la librería ya me tenían preparada una silla para mí. Por supuesto que casi siempre terminaba comprándoles algún libro (en esto gastaba la mayor parte de mis ganancias).

Luego de haber terminado la escuela secundaria, me inscribí en la carrera de Licenciatura en Física, la que lamentablemente no pude continuar, porque en ese momento la situación de mi país se tornó muy difícil (en lo económico, político y social), y sorpresivamente se me presentó la oportunidad de irme a España y luego a Italia. Después de haber estado en Europa por casi dos años, la situación de mi país ya había mejorado, entonces decidí volver a Argentina. Luego de unos años de comenzar a restablecerme, mi intención era la de continuar la carrera de Física, pero ya casada, con tres hijos y con la obligación de tener que trabajar, no pude lograr mi deseo. Sin embargo, no perdí el interés por estos temas científicos que tanto me apasionan, de hecho, nunca renuncié a la idea de continuar con esta carrera, sin importar la edad que tenga. Honestamente, ya no me interesa tanto el título, sino estudiar en profundidad, especialmente lo que esté relacionado con la física cuántica, simplemente porque quiero saber. Luego, en los últimos años, se agregó de manera casual mi curiosidad por la Metafísica, la que encuentro muy interesante.Portada del libro Effectus de Alicia Xeles. Editorial Adarve, Editoriales que aceptan manuscritos

Siempre tuve una imaginación muy vivaz, por lo tanto, con estos temas que son para mi modo de ver muy apasionantes, no pude evitar crear historias fantásticas y de ciencia ficción. En un principio, no me sentía para nada capaz de hacerlo de manera seria, debido a que consideraba que me faltaba más conocimiento y lo que había leído en el transcurso de los años lo había hecho, solo por placer, de manera desenfadada y no había logrado retener a largo plazo la totalidad de esa información importante en mi cabeza, muy útil para la creación de mis historias. Pero bueno, a medida que voy escribiendo y me encuentro con algún vacío mental, voy investigando en la red y de paso voy actualizando mis conocimientos.

Con todo esto y con el lanzamiento de mi libro Effectus, estoy considerando a la escritura mi verdadera profesión, a la que, por supuesto, debo perfeccionar y cultivar.

Aficiones: Mis aficiones son leer, como ya lo dije antes, sobre ciencia y metafísica, también sobre otros temas, como superación personal, Filosofía, etc.… Pero además de esto, me encanta escuchar música, especialmente temas melódicos, épicos como algunos soundtracks, me ayudan mucho a concentrarme cuando estoy creando mis historias.

Rasgo más sobresaliente de tu personalidad: En esto de la personalidad, antes era un poco complicada. Solía ser según mi estado de ánimo, y no me comportaba de la misma manera con todas las personas, no tenía nada que ver con el posicionamiento social del otro individuo. Era como si la energía de la otra persona influyera en mi comportamiento. Ahora, por suerte, esto no me afecta tanto, y logro formar una especie de escudo con mi propia energía, que, al día de hoy, logré que sea más positiva y optimista. Sin embargo, estando yo sola, sin interactuar con nadie, suelo ser muy analítica y reflexiva.

Cuéntanos por qué decidiste ser escritora: Una de mis principales motivaciones fue escapar de la realidad, que muchas veces se tornaba muy hostil y difícil de modificar. Por lo tanto, en la imaginación, uno se siente en cierta forma el dios y el creador de esa fantasía, esto me ayudó mucho a bajar los niveles de estrés, debido a la vorágine del día a día. También, descubrí para mi asombro que haciendo esto, muchas veces encontraba las soluciones adecuadas para mejorar mi realidad.

Autores preferidos y por qué: Yo me inclino por los autores que realzan la imaginación, que crean historias originales. Mary Shelley es una de mis favoritas, por ser la autora de la novela gótica Frankenstein o El moderno Prometeo, que es considerada la primera novela de ciencia ficción de la historia. Es muy destacable y sorprendente que esta autora haya escrito esta asombrosa historia, especialmente teniendo en cuenta el contexto de la época a la que pertenecía, donde la interacción de la mujer en cuestiones intelectuales era casi nula, teniendo que luchar contra muchos prejuicios sociales.

Tu obra favorita de otro autor: Cuando tenía unos doce años comencé a leer El pozo y el péndulo de Edgar Allan Poe, solía leerlo una y otra vez, al punto que me sabía de memoria las primeras dos páginas, me causaba mucha fascinación el modo en que lo narraba. Me gustan también muchos otros autores de estilos diferentes como Borges o como Hemingway. También me encantan las obras de ciencia ficción de Asimov (Yo, robot) y Carl Sagan (Contacto), por nombrar las más destacadas.

Tu obra favorita de las que has escrito: Effectus es mi obra preferida, además de estar editada de la manera convencional, por una editorial, a eso me refiero. Pero, también hace varios años atrás edité por mi cuenta, en Amazon, como eBook, un compendio de doce relatos fantásticos. El último de esos relatos es mi preferido y se llama Los seres de la cordillera, que básicamente narra la historia de un matrimonio que se dirige en auto por una solitaria ruta, de noche, hacia un pequeño poblado cercano a la cordillera de los Andes.  Se desata un terremoto de gran intensidad que los toma por sorpresa, se abre una enorme grieta, y el auto está a punto de caer en la misma, pero ellos logran milagrosamente salir del vehículo. Se dan cuenta de que están solos y desamparados en la inmensa oscuridad de la noche, pero logran divisar a lo lejos, al pie de las montañas, unas luces que se mueven lentamente. Con la esperanza de encontrar gente que los ayude, toman rumbo hacia ese lugar. Pero grande es la sorpresa cuando se topan con unos seres muy peculiares, que en realidad es uno solo… Cosas interesantes suceden luego. Para escribir esta historia me inspiré en un terrible terremoto que sucedió en la ciudad de San Juan, muy cercana a los Andes, hace exactamente 76 años, que mis padres padecieron cuando eran tan solo unos niños, y les tocó por destino ser testigos de la destrucción total de dicha ciudad.

Tengo otros, digamos, bosquejos de novelas comenzados que me parecen muy apasionantes y que ahora no puedo continuarlos por falta de tiempo.

Tu estilo literario: Mi estilo es la fantasía y ciencia ficción, pero casi siempre trato de colocar en mis historias algún suceso o hecho verídico. Me gusta mucho fantasear y crear situaciones hipotéticas, porque, aunque suene contradictorio, la fantasía y la imaginación ayudan a crear la realidad y animarnos a los retos.

Una cita de un autor que te guste: «El olvidado asombro de estar vivos», de Octavio Paz. Para mí, una de las frases más importantes y más interesantes que he leído. El escritor Mario Mendoza se refiere a esta cita en una entrevista. Todos sabemos que algún día vamos a dejar este mundo, pero no todos somos conscientes de ello en todo momento. Si lo fuéramos, no seríamos tan irresponsables con nuestras acciones, afectando no solo nuestras propias vidas, sino también la de quienes nos rodean.

Obra en la que te encuentras trabajando en la actualidad: Me encuentro trabajando en la continuación de Effectus. No es un trabajo fácil, puesto que se agregan nuevos personajes y el argumento se sale de lo convencional.

Algo sobre tu manera de entender este mundo: Este mundo funcionaría muy bien con ideas simples y precisas, incluso estoy segura de que progresaríamos más rápido como civilización. Pero el humano, en su afán de manipular y conquistar, crea argucias retorcidas en forma de leyes, mecanismos y cuantas cosas más. Todas ellas institucionalizadas oficialmente, que se imparten como materias importantes de ciertas carreras como economía, ciencias políticas, afines, etc., y que no son otra cosa que grilletes invisibles destinados a esclavizar y complicar la existencia de las personas trabajadoras de bien, convirtiéndolas en una maquinaria gigantesca para alimentar el poder de los acaudalados y políticos. De hecho, creo que si hubiese más ciencia y arte y menos mercantilismo, el mundo no sería tan caótico y hostil como es en la realidad.

Tus proyectos inmediatos: Mi proyecto más inmediato, como lo mencioné anteriormente, es la continuación de Effectus. Y luego seguir con mis otras novelas que tengo iniciadas desde hace bastante tiempo.

 

Comentarios cerrados.