Pedro Pastor

 

Foto de Pedro Pastor autor del libro El hijo del cardenal, Editorial AdarveNací el año 1952 en Valladolid. Esta ciudad ha estado ligada a mi vida desde siempre. Estudié, contraje matrimonio, tuve dos hijos maravillosos y permanentemente tuve aquí mi residencia y mi vida.

Estudié todo el bachillerato en el colegio La Salle de los Hermanos de las Escuelas Cristianas. Después de superar el Preu cursé estudios en la Escuela de Comercio y posteriormente me dediqué al mundo empresarial, regentando diferentes empresas por cuenta propia hasta la edad de la jubilación.

Mis aficiones: Soy gran amante de los animales, especialmente de los perros. Siempre he tenido un perro en casa. Participé como fundador de la Sociedad Canina Castellana. También me dediqué un tiempo a la cría de canarios de forma federada, participando en exposiciones a nivel nacional.

Me gusta mucho la fotografía. Empecé haciendo fotografías en blanco y negro que yo mismo revelaba en un laboratorio rudimentario de quita y pon, que montaba en el aseo de mi casa. Aún me sigue atrayendo el mundo de la imagen, pero con la llegada de la fotografía digital creo que ha perdido parte de su encanto, ya que cualquiera con un buen equipo puede hacer excelentes fotografías, sin tener grandes conocimientos técnicos.

Me entusiasma la filatelia, especialmente la especialidad de maximofilia, que aúna el coleccionismo de postales con el coleccionismo de sellos y matasellos. Colecciono postales antiguas de Paris de 1900 a 1950 y todo tipo de objetos de las Exposiciones Universales celebradas en Francia (entradas, planos, fotografías, monedas, grabados, periódicos antiguos etc.)

Vista nocturna de Valladolid. Editorial Adarve

Vista nocturna de Valladolid

Soy lector habitual de todo tipo de libros que considere interesantes. Me gustan especialmente la Novela Histórica y la Novela Negra, aunque no rechazo ningún buen libro sea del género que sea, siempre que me enganchen las cincuenta primeras páginas. Si no logra engancharme, prefiero desistir de su lectura. Me gusta muchísimo visitar museos, aunque por más que lo intento no consigo comprender el arte abstracto, aunque lo respeto.

Siempre, desde niño, quise escribir una novela, lo fui posponiendo por falta de tiempo y oportunidad hasta que llegó la edad de mi jubilación. Al disponer de más tiempo me dediqué a escribir el libro que tenía en mi cabeza: El hijo del cardenal, que publicó la Editorial Adarve en la colección Imperium de Novela Histórica.  

Mis autores preferidos son Pío Baroja, Alejandro Dumas, Ernest Hemingway y Manuel Vázquez Montalbán. Entre los escritores contemporáneos me gusta Arturo Pérez Reverte, Jesús Sánchez Adalid, Eva Sáenz de Urturi y César Pérez Gellida, por este orden.

Me gustan los protagonistas que tienen un punto canalla como Lorenzo Falcó de Arturo Pérez Reverte o Pepe Carvalho de Vázquez Montalbán.

Uno de los libros que más me ha gustado de los que he leído últimamente es El Mozárabe de Jesús Sánchez Adalid.

Todos estos escritores y otros muchos han influido en mi forma de escribir, aunque ni de lejos puedo compararme con ninguno de ellos.

Portada del libro El hijo del cardenal de Pedro Pastor. Editorial AdarveMi novela favorita de las que he escrito es El hijo del cardenal, ha sido mi primera novela. Actualmente tengo terminada una novela negra que espero publicar próximamente. También he iniciado otra novela histórica que trata sobre Nicolás Framel, que espero terminar antes de verano.

El hijo del cardenal se trata de una novela histórica basada en la vida y andanzas de Juan Hurtado de Mendoza y Tovar, hijo menor del Cardenal Mendoza. Escogí este personaje por haber nacido en Valladolid y porque gran parte de su vida trascurrió en la Castilla de la época de los Reyes Católicos, que es mi época favorita de la Historia de España.

Una frase que me gusta especialmente aparece en mi novela:

«Nuestro futuro depende de lo que nosotros hagamos ahora en el presente», pronunciada por Indira Gandhi.

Pienso que mi manera de ver la vida es ser tolerante con los demás, vivir y dejar vivir.

Creo firmemente en la igualdad entre hombres y mujeres y opino que nadie está legitimado para juzgar a los demás, salvo que afecte directamente a su propia vida.

Comentarios cerrados.