Anna Sar

 

Anna Sar, autora de Destino a Sahorá. Editoriales actuales de España, Adarve

Madrileña de nacimiento, vivo actualmente en un pequeño pueblo de Toledo al cual llegué por trabajo y donde vivo con mi pareja y mis perritas desde hace más de diez años.  Y aunque mi DNI dice que tengo 36 años, yo no estoy de acuerdo con él.

Cuando llegó el momento de decidir qué camino tomar en mis estudios me decanté por la Historia, me licencié en esta carrera y me especialicé en arqueología y prehistoria. Al tiempo que trabajaba fui ampliando  mis conocimientos en este campo realizando un Máster de Investigación Histórica y posteriormente otro de Diseño Gráfico y Programación web.

Desde pequeña he participado en cuantos concursos de escritura, pintura y dibujo he podido, sin mucho éxito en lo literario, debo señalar que sí en lo creativo. El hecho de escribir este libro surgió como algo espontáneo. Desde siempre hago listas con objetivos a cumplir antes de determinadas edades (por ejemplo: «antes de cumplir los 30 debo hacer…»). De esta manera nació este libro, tomé como reto escribir para tratar de mejorar y superar mi dislexia. No sabría decir en qué momento comenzó esta vena literaria en mí. Quizá por mi forma de ser, algo introvertida y solitaria, he fomentado más mi imaginación y mi creatividad.

Vista de Toledo

Mis aficiones: La verdad es que no soy persona de muchos hobbies, aunque sí que hay diversas actividades con las que disfruto enormemente: Entre otras cosas, leer. Reconozco que no soy una devoradora de libros; otras de las cosas que me encanta hacer es ver películas, por supuesto, al igual que lo que escribo, de ciencia ficción, fantasía, terror… y, sobre todo, tengo especial debilidad por las películas del universo Marvel, las he visto todas y no una ni dos veces; viajar es otra de mis aficiones. Me encanta descubrir nuevos sitios, nuevas culturas, nueva gente. Aunque no me gustan los viajes de muchos días. Los prefiero cortos ya que, como me pasa en la lectura, me canso y me aburro si son muy largos. Y, por último, mi gran pasión son los animales, sobre todo los perros, a los que dedico todo el tiempo que me queda en el día.

Rasgo más sobresaliente de mi personalidad: Aunque mi trabajo es de cara al público y aunque me considero una persona sociable y social, soy bastante solitaria, y debido a mi fuerte carácter, el cual solo saco en según qué circunstancias, solo tengo a mi alrededor a quienes no hay que dorarles la píldora para caerles bien. Lo siento, no aguanto la hipocresía, las mentiras y los egos enardecidos. Por otro lado, no me gustan los cambios, soy una persona que se encuentra cómoda con la rutina, quizá porque saber lo que va a pasar me ayuda a controlar la ansiedad.

A lo largo de mi vida siempre he dicho que no sé bien lo que quiero, pero sí sé exactamente lo que no, esto me lleva a concluir que, como dicen en las películas, «si quieres que algo se haga bien, hazlo tú mismo».

Por último, como ya he señalado en párrafos superiores, siento verdadera pasión y devoción por los animales, lo que me ha llevado a colaborar con asociaciones y protectoras para tratar de ayudarlos. En base a esta pasión y al sentimiento de culpabilidad que tengo de que, como humano, estamos llevando a la extinción de cientos de especies, nació mi libro.

Por qué decidí ser escritor: Ante todo, no me considero escritora, ya son palabras mayores. Por ahora, solo soy la autora de Destino a Sahorá, libro que nació por casualidad y que de la misma forma fue publicado. No obstante, y creo que eso fue lo que vio la Editorial Adarve en él, la historia fantástica que en él se narra resulta tremendamente interesante, llevando al lector a un mundo imaginario en el que la fantasía y la imaginación se desbordan por cada página.

Mis autores preferidos y por qué: Sin duda Michael Ende, cuyas obras han marcado mi vida: Momo, La Historia Interminable, obras maestras. Y es en este tipo de lecturas en el que me siento cómoda, no me gusta leer para pasarlo mal, para eso pongo el telediario. Además, tampoco me gustan las lecturas muy densas y largas, soy más de lecturas cortas que enganchen desde el principio y que pueda devorar durante el día.

Mi obra favorita de las que he escrito: Actualmente solo tengo una obra publicada, Destino a Sahorá, novela de ciencia ficción entretenida e intrigante a partes iguales.

Mi estilo literario: Ante todo muy dinámico, con diálogos ágiles, cargados de momentos irónicos y, en algunos momentos, oscuros. Cuando escribes una obra de ciencia ficción como la mía, lo más difícil es describir escenas concretas, como las luchas o los escenarios apocalípticos. En el caso de las luchas, la descripción de cada uno de los movimientos, para que el lector pueda imaginarlos, es tremendamente difícil a lo cual hay que añadir emociones y sentimientos. Dichas acciones, para que el lector empatice con los personajes. Y en el caso del escenario donde estos se desarrollan, a la hora de explicarlo hay que crear la ambientación que necesitan algunas escenas concretas, aportando la suficiente información para que el lector pueda imaginarlo, pero que no resulte pesado a la hora de leerlo.

Una cita de un autor que me gusta: «Nunca vi a un animal salvaje sentir lástima de sí mismo», de D.H.Lawrence. No creo que sea necesario explicarla, es absolutamente fantástica.

Obra en la que me encuentro trabajando en la actualidad: Actualmente no estoy escribiendo nada, pero en mi cabeza se están esbozando ya las ideas para la segunda parte de Destino a Sahorá.

Algo sobre mi manera de entender este mundo: Cada día nos relacionamos con personas con las que no compartimos costumbres, creencias, moralidad o ética y la única forma de sobrellevarlo es con tolerancia. Esa es mi forma de entender el mundo, saber que pensar diferente a mí no es malo, solo es eso, diferente. Jamás imponer las ideas, cada uno es libre de pensar como quiera. Esa es la única forma que tengo de entender el mundo.

Mis proyectos inmediatos: Pretendo seguir escribiendo para que mis obras salgan a la luz. En mi vida personal, disfrutar. ¿Cómo? Con cualquier cosa que me haga feliz.

 

Comentarios cerrados.