José Luis González – Clavos en el viento

Portada del libro Clavos en el viento de José Luis González. Editorial Adarve, Editoriales de España

real e irreal

Hace años, con un relato sobre Ulises, empecé lo que pretendía ser una serie sobre el olvido. Era humilde y emotivo y parecía un buen comienzo. Tenía cierta fuerza optimista y romántica que me agradaba. El olvido se abatió, no obstante, sobre mi familia, en la forma de enfermedad de Alzheimer. La convivencia con ella es difícil y dolorosa, siendo en ocasiones la ceguera el verdadero descanso. Este libro, como la enfermedad, ha trazado impredecibles meandros que rondan lo real y lo irreal, lo visto y lo reflejado, lo sucedido y lo olvidado. La princesa Yashodara se encuentra con el Buda que la abandonó para buscar la iluminación; un rey reconoce ante su pueblo su miedo atroz e inexplicable; el carcelero sustituto Orcajada se enfrenta con una difícil decisión; asistimos a la conversación de una Xana con un ahogado… Hay también varios cuentos muy breves, en los que la sensación y la emoción se imponen al argumento. En ellos encontrará el lector alguno de los momentos más intensos del libro. El personaje de Tiberio Floro, el librero ciego, da el contrapunto a los relatos y cuentos mínimos que componen cada una de las tres partes de la obra, como hacía el drama satírico con las tragedias en los concursos dramáticos de la Grecia clásica.

José Luis González nace en León en 1967. Estudia Filología en Salamanca, especializándose en Filología Griega. Su tesina, El mito de Orfeo en la obra de Jean Cocteau, aúna su pasión por el mundo clásico con la literatura y el cine de nuestro tiempo. Publica reseñas de libros en el suplemento literario El Filandón del Diario de León, donde también aparecen sus primeros cuentos. La publicación de su primer libro de relatos, La bisagra, lo encuentra en la Comunidad Valenciana, donde vive durante varios años. En la actualidad reside en Murcia con su mujer e hijos. Para ellos escribe cuentos que no figuran en este volumen.

Comentarios cerrados.