Alberto Buscató Vázquez

Nota informativa.-  Después de que esta editorial haya tenido noticias de que el autor de Las figuras retóricas en el rap español del s. XXI está desacreditando la labor que realizan sus trabajadores en pos de sus autores, y en ejercicio del derecho de réplica que don Alberto Buscató Vázquez niega a los trabajadores de esta casa, emitimos el presente comunicado en relación a dichas afirmaciones vertidas a través de un grupo de Facebook creado a tal efecto por el mencionado autor y en el que se niega a incluir a cualquier integrante de nuestro equipo. Así, afirmamos, a todos los efectos:

  • Que sorprende que trate de cambiar la opinión de otros cuando su opinión sobre Editorial Adarve es muy positiva, como se aprecia en las siguientes líneas:
Alberto Buscató opina

Opinión de Alberto Buscató Vázquez

 

libro de Alberto Buscató Vázquez

Cuadro con la portada de la obra de Alberto Buscató que se encuentra en la editorial

  • Que Alberto Buscató Vázquez solicitó la liquidación de sus derechos de autor de acuerdo con lo estipulado en el contrato de edición que firmó con nuestro editor.
  • Que en respuesta a dicha solicitud, a fecha de 09/07/2019, se le han liquidado todos los derechos que le correspondían.
  • Que Alberto Buscató Vázquez manifestó su disconformidad con las cifras de venta que le fueron facilitadas en el momento de la liquidación, durante los tres años de vigencia del contrato de edición.
  • Que esta editorial le envía a Alberto Buscató Vázquez certificado de distribución de la empresa distribuidora con la que opera esta editorial, responsable de la distribución de nuestros libros. También, y sin que lo solicitase, se le ha enviado un certificado de impresión del impresor. Dichos certificados son documentos oficiales emitidos por empresas ajenas a esta editorial.
  • Que Alberto Buscató Vázquez sigue en desacuerdo con las cifras de ventas, por más que se le envía dicha información certificada e inicia una agresiva campaña de descrédito contra los trabajadores de esta editorial mucho antes de expresar dichas quejas al editor y siempre de espaldas a la editorial.
  • Que esta editorial ha difundido la obra como corresponde, lo que demuestra la imagen inferior donde se pueden ver solo algunos de los puntos de venta. Además, la obra Las figuras retóricas en el rap español del s. XXI ha sido bien acogida por los libreros, por lo que las ventas no son atribuibles a asuntos relacionados con la distribución. Es posible que, al tratarse de una obra destinada a un público minoritario, las ventas no concuerden con las expectativas de su autor, que pudieran ser desmesuradas puesto que la obra se ha vendido bien si tenemos en cuenta lo limitado de su público objetivo.
  • Que el editor ha hablado personalmente con Alberto Buscató Vázquez en diferentes ocasiones, por más que el autor no lo requiriese (él sabrá por qué), explicándole, pormenorizadamente, detalles sobre las ventas de su obra. Así mismo, ha quedado a su disposición, en todo momento, para solventar cualquier asunto relacionado con Las figuras retóricas en el rap español del s. XXI y lo que se le ofrezca en aras de una buena relación editor-autor. Porque una buena relación editor-autor, a la que el señor Buscató se niega con subterfugios de muy dudosa ética, favorece siempre al autor, sobre todo y como es su caso, en los momentos iniciales de su carrera.
  • Que las referencias que nos llegan de don Alberto Buscató Vázquez, en diversos aspectos, son muy negativas. Tanto que, de haberlas conocido en momentos previos a la celebración del contrato de edición, la publicación de Las figuras retóricas en el rap español del s. XXI no hubiera tenido lugar bajo ningún concepto.

Por todo ello, los trabajadores de esta editorial queremos manifestar que nos parece un despropósito la manera de faltar a la verdad de forma tan aviesa y deliberada, buscando el descrédito de nuestro trabajo profesional en una editorial que lucha por sus autores y sus obras. Un autor que anda propagando falsedades sin que, en ningún momento, haya permitido el imprescindible derecho de réplica de los trabajadores, lo que evidencia una falta demostrada de principios. Todo ello nos lo han referido autores publicados por esta editorial, muy disconformes con la forma de proceder de este autor frustrado en sus expectativas de ventas, que lo único que consigue es dar una pésima y lamentable imagen de sí mismo.

Frente a ello, los trabajadores de esta editorial estamos con nuestro editor y afirmamos rotundamente:

  • Que todos los autores son liquidados de acuerdo con la fecha en que debe tener lugar dicha liquidación: un año después de la publicación de la obra.
  • Que el autor que lo solicite recibirá un certificado de distribución e impresión de sus libros. Dichos certificados son documentos oficiales emitidos por empresas ajenas a esta editorial.
  • Que todos los autores son atendidos, en el momento que lo desean, por el equipo de esta editorial, cuyos trabajadores estamos a su servicio permanentemente.
  • Que cualquier autor puede hablar con el editor en el momento que lo desee, tanto por teléfono como personalmente. Nuestro editor está permanentemente al servicio de nuestros autores.
  • Que el objeto social de esta editorial es la venta de libros y a ellos dedicamos los trabajadores de esta casa mucho esfuerzo y dedicación, luchando por nuestros autores en un mercado tan competitivo y difícil como el editorial.
Alberto Buscató en FNAC, Corte Inglés y Carrefour

La obra en FNAC, Corte Inglés y Carrefour

Lo que ni esta ni ninguna editorial puede prever ni garantizar es un determinado número de ventas de los libros que publica. No podemos asegurar, pues, ventas capaces de responder a la expectativas de sus autores.

Queremos añadir que lamentamos, más que el propio autor, que no hayan tenido lugar más ventas de Las figuras retóricas en el rap español del s. XXI. Vender libros nos complace a todos.

Por último, dejar claro que los trabajadores de esta editorial han cumplido, en todo momento, con lo estipulado en el contrato que firmó en su momento con don Alberto Buscató Vázquez y que, de otro modo, los tribunales de Madrid son competentes para dirimir las diferencias que pudieran derivarse de su cumplimiento, derecho que don Alberto Buscató Vázquez no ha ejercido en ningún momento.

En este mismo sentido, los trabajadores de esta editorial se reservan emprender acciones legales contra la persona de don Alberto Buscató Vázquez por injurias y calumnias. Dicha querella ya la estudia un conocido gabinete de abogados de Madrid.

Los trabajadores de esta editorial lamentamos profundamente el espectáculo que este autor está ofreciendo a los nuevos autores y nos congratula ver cómo dichos autores comprueban, posteriormente, que damos buena cuenta, en todo momento, del estricto cumplimiento de lo estipulado en los contratos que el editor firma junto a nuestros autores, por los que trabajamos tan duro como nos es posible. Si usted es uno de nuestros autores ya lo habrá comprobado.

No creemos que esta actitud contra nuestro trabajo favorezca futuras publicaciones de don Alberto Buscató Vázquez —los editores no se arriesgan a sufrir un intento de descrédito semejante—, por lo que estimamos que se trata de un comportamiento completamente errático que va contra sus propios intereses, propiciando el descrédito de sí mismo al desvelar una falta de principios tan enorme.

Los trabajadores de esta editorial, siempre confiando en la buena fe de las personas, esperamos que don Alberto Buscató Vázquez dé marca atrás y abandone su actitud. Por nuestra parte, estamos en disposición de perdonarle por todo el daño que nos ha tratado de infringir al faltar a la verdad sobre nuestro trabajo.

Esta editorial agradece la comprensión de aquellos autores afectados por los mencionados comentarios que solo tratan de denigrar el trabajo de un equipo profesional comprometido con la literatura. También al resto de personas que hayan tenido a bien leer esta nota informativa.

Muchas gracias en nombre de todos los que trabajamos en esta editorial.

(Este texto lo suscriben y firman todos los trabajadores de Editorial Adarve).

 

Comentarios cerrados.